Imagen: Unbox Therapy

Hace tiempo que se rumorea que la versión Plus del próximo iPhone (¿iPhone 7?) lleva una cámara con doble lente. En los últimos meses también hemos empezado a ver filtraciones del modulo de cámara, de planos de fabricación en los que sale dibujado e incluso de maquetas donde lo vemos integrado. Creo que podemos dar por hecho que el modelo final lo lleva.

Apple no es la primera en integrar doble óptica en una cámara móvil, pero todos los intentos hasta ahora han tenido resultados bastante pobres. HTC lo intentó con el HTC One M8, usando el segundo objetivo para generar un mapa de profundidad y así poder aplicar distintos efectos como el desenfoque selectivo o el color selectivo.

LG lo intentó con el G5 con una estrategia distinta: un objetivo de angular normal y otro super angular al estilo GoPro. El usuario final puede cambiar de uno a otro y hacer la foto con el que mejor le venga en la situación concreta.

Huawei lo tiene también en el P9, con el añadido de la colaboración con Leica. En este caso el segundo objetivo es únicamente monocromo y se utiliza para hacer fotos en B&N con una calidad supuestamente mejor que la del objetivo normal. También genera un mapa de profundidad con el que aplicar efectos a lo HTC One M8.

Sponsored

Históricamente, Apple no ha sido la primera en añadir ciertas funciones a sus cacharros, pero cuando lo hace es para reducir su complejidad, pulirlos y hacerlos más apetitosos para el gran público. Uno de mis ejemplos favoritos es el de las Live Photos. Tanto Nokia como HTC habían implementado un sistema de hacer fotos “vivas” en sus terminales, pero siempre en forma de modo específico de foto, un modo que tenías que activar siendo consciente de que era lo que querías en ese momento.

Apple decidió que estuviese siempre activado por defecto y de manera completamente transparente para el usuario. De ese modo no tienes por qué saber de antemano que vas a querer una Live Photo de ese momento, pero cuando la revisas en la galería quizá descubras que mejora la memoria del momento.

El doble objetivo plantea la misma duda: ¿Qué puede Apple hacer mejor que la competencia con esta funcionalidad? Hay varias opciones.

Desenfoque Selectivo

Ya hemos comentado que tanto HTC como Huawei han usado sus dobles objetivos para esto. El funcionamiento es el siguiente: el usuario hace una foto y el terminal captura por un lado la foto normal y por otro lado un mapa de profundidad. Una vez hecha la foto, desde la galería puedes activar el modo de enfoque selectivo y mediante el mismo cambiar el punto de enfoque para aplicar un desenfoque de lente similar al de una DSLR (es además es regulable en intensidad).

Asi es como queda el efecto en el HTC One M8. Imágenes: Lense.fr
Imagen: Engadget.

Como vemos en el ejemplo superior, la foto queda resultona pero hay problemas claros con el efecto. El primero es que la mayoría de la gente tiende a exagerar el desenfoque producido porque les emociona tener la libertad de hacerlo. Esto provoca que quede artificial. El segundo problema es una limitación técnica de la tecnología: el mapa de profundidad no tiene el detalle suficiente para cubrir perfectamente todas las minucias de la escena y esto resulta en bordes cortantes y/o demasiado suaves, además de cambios de profundidad exagerados en ciertos puntos. La segunda foto muestra problemas parecidos en las ramas de los arboles de la derecha y en el banco de la izquierda.

Personalmente, esta función es la que más me ilusiona de todas las posibles con respecto a una doble cámara y tengo ganas de ver cómo puede mejorarla Apple si es que la integra. Vienen a la mente un par ideas:

  • Hace un año Macrumors describió la tecnología de LinX Imaging que Apple compró en 2015. En este articulo se habla de la creación de mapas de profundidad con más detalle de lo que era posible hasta ahora, dando pie a pensar que una opción de enfoque selectivo sería más precisa de lo que hemos visto en modelos de HTC y Huawei.
  • Todavía no existe un verdadero modo “pro” en la cámara de iOS que permita elegir manualmente los ajustes de la cámara. Muchos piensan que esto es a propósito con la idea de simplificar el proceso y dejar que la cámara elija los mejores ajustes para ahorrar tiempo. Se me ocurre que esto podría funcionar bien en un modo de enfoque selectivo. En lugar de dejar al usuario elegir cuánto desenfoque hacer (creando fotos artificiales) usando un mapa de profundidad preciso, el iPhone podría hacer una aproximación sobre cuánto debería estar la foto desenfocada en una DSLR con óptica parecida (~30mm y f1.9 si los rumores son ciertos). Esto significa que en una foto de un paisaje el iPhone no aplicaría apenas desenfoque porque una cámara real no lo tendría y sin embargo el retrato de una persona tendría un bokeh realista. Se podría ver esto como otra limitación “al estilo Apple”, pero prefiero pensar que ellos saben mejor que nosotros las posibilidades del sistema y como hacer que luzcan bien las fotos.

De nuevo, todo esto no son más que conjeturas y deseos personales pero disfruté mi tiempo con el One M8 y me gustaría ver un terminal que consigue replicar el “look” DSLR correctamente.

Doble Distancia Focal

Otra de las posibilidades para el sistema de óptica dual es la que tiene el LG G5. Usando ópticas con distinta focal podemos en todo momento elegir si queremos hacer una foto en la que entran más objetos en el cuadro o una más cerrada para captar el máximo detalle.

Hay dos problemas con esta idea.

El primero es el de la elección: ¿Cómo va a saber una Persona Normal ™ qué objetivo debería elegir? La mayoría de la gente no sabe de fotografía lo suficiente como para entender las diferencias y saber elegir el modo apropiado. Me parece muy poco del estilo de Apple dar este tipo de control relativamente avanzado al usuario de a pie.

El segundo problema es mayor, la calidad. Dos objetivos distintos probablemente tengan dos calidades distintas y conseguir que ambos hagan fotos equiparables en calidad es realmente difícil. Difracciones, contrastes, equilibrios de color… son muchas variables. No es imposible, pero complicado.

Comparativa de foto hecha con ambas lentes del LG G5. Imagenes: Toronto Sun

Zoom

La tercera opción es la más probable, en mi opinión, pero no de la forma tradicional. Uno pensaría que poniendo un objetivo con una focal más cerrada podríamos elegir entre una foto normal y una foto “con zoom”, pero nos encontramos con los mismos problemas que hemos planteado antes.

Otra alternativa sería que el iPhone siempre previsualice la foto con focal “normal” pero haga dos fotos y en la galería podamos elegir la foto con zoom. Esto resultaría a su vez en otro problema y es que si no podemos previsualizar la foto con zoom al hacerla no se puede garantizar que vaya a salir bien. Tampoco es viable hacer una transición entre la foto normal y la foto con zoom de forma gradual con el gesto de los dedos porque es imposible interpolar todo el recorrido entre ambas fotos ya que un cambio de distancia focal también cambia ligeramente la perpectiva y la relación de distancia entre objetos. Simplemente no es posible.

Llegamos entonces a la alternativa más probable: hacer un zoom digital tradicional pero perdiendo menos calidad porque la foto tiene más detalle. Esto es algo que hemos visto en otros terminales como el Oppo Find 7.

La teoría (al menos en el Oppo) es que sacando muchas fotos seguidas y usando unos algoritmos complicados es posible interpolar, extraer más información de la imagen y permitir hacer zoom digital manteniendo mucho más detalle. En el caso de Oppo las fotos eran de 50 megapíxeles, aunque el nivel de detalle conseguido no era como para tirar cohetes.

En el mismo artículo de MacRumors que habla de la tecnología de LinX se explica que una de las ventajas que tiene es que permite hacer esto mismo de una forma mucho más avanzada y además reteniendo el detalle. Mi apuesta es que de aparecer una funcionalidad de zoom en el iPhone 7, los tiros irán por ahí.

Mejores Fotos

Una cosa que se nos está pasando a casi todos por alto es que también puede ser que el iPhone 7 Plus no utilice la doble lente para hacer nada emocionante, que simplemente utilice la información de ambos sensores y la tecnología de LinX para eliminar ruido, mejorar los colores, el balance de blancos y la nitidez a niveles que hasta ahora no eran posibles.

Ejemplo de lo que podía hacer la tecnología de LinX en 2013
La nitidez y niveles de ruido en baja luz son espectaculares para la época

Es muy fácil ver dos sensores en el cuerpo del iPhone 7 y empezar a teorizar sobre que funciones mágicas y emocionantes nos van a hacer gastarnos 900 euros esta vez basándonos simplemente en el historial de otras compañías que usan la doble lente para “gimmicks” con mayor o menor éxito, pero la realidad es que hay muchísimas cosas que se pueden hacer con esa información extra aparte de efectos de post-producción.

¿Y yo qué se?

Intentando ser realista y basándome en lo que ha hecho Apple hasta ahora es muy posible que éste último sea el camino que sigan: que las fotos del iPhone 7 Plus sean espectaculares pero no incluya ninguna función que utilice el segundo sensor para nada fuera de lo común.

En mi mundo de la piruleta pienso que ojalá se utilice el sensor para darnos fotos con bokeh natural (la invitación al evento lo sugiere) empujándonos aun más a dejar las cámaras grandes en casa cuando nos vamos de viaje o salimos a hacer fotos.

También, y al final, todo esto son conjeturas basadas en rumores e información anticuada. Queda menos de una semana para saberlo todo sobre el iPhone 7 y el módulo de doble cámara es lo que mas expectación me provoca. En los últimos dos años el resto de fabricantes móviles se han puesto las pilas y podemos encontrar múltiples modelos que compiten y superan a las fotos del iPhone en muchas situaciones. No sé vosotros, pero sospecho que Apple quiere recuperar la corona.

Este artículo se publicó primero en Medium. Ha sido reproducido con permiso del autor.