Los puntos blancos son marcas del láser de Curiosity. Imagen: NASA/JPL-Caltech/LANL/ASU

El robot Curiosity se ha topado con una pequeña piedra metálica que los científicos han denominado “Egg Rock”. Muy distinta a los minerales de su entorno, la roca es probablemente un meteorito de níquel y hierro que se originó en el núcleo de un disco planetesimal en el cinturón de asteroides.

No es la primera vez que Curiosity localiza un meteorito sobre la superficie de Marte (ya lo hizo, por ejemplo, en 2014). Pero este cuenta con algunas características peculiares, como su textura suave y las muescas que cuentan la historia de su meteorización y de cuando era una bola de metal fundido. Gracias a su naturaleza metálica, este tipo de rocas tienen más opciones de sobrevivir a la entrada atmosférica que otros minerales menos densos.

El meteorito, visto de cerca. Imagen: NASA/JPL-Caltech/LANL/ASU

Marte es el lugar perfecto para estudiar meteoritos, ya que a diferencia de la Tierra apenas tiene oxígeno y humedad que oxiden o erosionen las rocas caídas del cielo. Por otro lado, el planeta rojo se encuentra más cerca del cinturón de asteroides, así que más meteoritos se precipitan hacia la superficie y permanecen en buenas condiciones durante millones de años.

Imagen: NASA/JPL-Caltech/LANL/ASU

Las fotos fueron tomadas el pasado 30 de octubre. El rover Curiosity, de la NASA, recorre actualmente las laderas del Monte Sharp mientras se aventura hacia su próximo lugar de exploración. [ASU vía EarthSky]

Advertisement

Advertisement

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.