Foto: China News

No es la primera vez que a alguien se le ocurre diseñar un robot guardian, pero AnBot tiene lo necesario para entrar en el ranking mundial de ideas terriblemente malas. Se trata del primer robot de vigilancia urbana equipado con táseres para neutralizar delincuentes o apaciguar tumultos.

El robot es obra de la Universidad de la Defensa de China, y podría considerarse el primer ancestro conocido de los Dalek de Doctor Who. Pesa 78 kilos y mide 149 centímetros de alto. Sus creadores aseguran haberlo equipado con un sistema se sensores equivalente al del ser humano y la capacidad de tomar decisiones de seguridad de manera autónoma durante las ocho horas que duran sus baterías. También se puede controlar a distancia.

Advertisement

AnBot se mueve a una velocidad máxima de 18 kilómetros por hora, aunque su velocidad de patrulla se limita a un kilómetro por hora. Si una persona necesita ayuda, puede acercarse al robot (bajo su propia responsabilidad, dadas las circunstancias) y pulsar un botón de alarma para notificar a la policía de un problema. En caso de conflicto, el robot puede pacificar la zona mediante lo que sus creadores denominan “arma antidisturbios eléctrica”. Suponemos que se refieren a un táser, pero no especifica de qué tipo.

Advertisement

Es difícil saber si acabaremos viendo estos robots patrullando las calles de ciudades en China. Lo que está claro es que dotar a un robot de armas y la capacidad de decidir en qué momento usarlas no parece la mejor de las ideas. [People China vía Popular science]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.