La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa del ejército de Estados Unidos, más conocida como DARPA, está desarrollando chips para instalar en el cerebro de sus veteranos de guerra.

Aunque suena muy inquietante, el objetivo de este singular proyecto no es poder activar algún tipo de Orden 66 al estilo Star Wars, sino el seguimiento y tratamiento médico de veteranos con trastornos psicológicos derivados de su servicio al país.

Advertisement

El tratamiento médico mediante dispositivos implantados en el cerebro no es nuevo. Se conoce como Estimulación Cerebral Profunda, y ayuda en el tratamiento de enfermedades como el Párkinson, la Distonia o en paliar dolores graves.

Lo que DARPA quiere hacer es mejorar este tipo de dispositivos para que sean capaces, no sólo de ayudar al cerebro mediante una suave electroestimulación, sino para que puedan recoger datos sobre los pacientes, monitorizar el diagnóstico, y para que puedan tratar también nuevos desórdenes como la depresión severa.

El proyecto no es ninguna investigación marginal. Ha sido aprobado por el Pentágono y dotado con un presupuesto inicial de 70 millones de dólares. Primero miembros artificiales, y ahora implantes cerebrales. Casi parece que están creando un soldado cibernético. [DARPA vía Motherboard]