La Agencia de Investigación en Proyectos Avanzados del departamento de defensa estadounidense, más conocida como DARPA no solo encarga robots. Su última petición va destinada a IBM, y consiste en una nueva clase de procesadores que sean capaces de autodestruirse a petición remota.

El proyecto, denominado Vanishing Programmable Resources (VAPR) ha sido dotado con un presupuesto de 3,5 millones de dólares con los que IBM deberá investigar diferentes materiales y soluciones con los que fabricar chips capaces de destruirse mediante un comando enviado de forma inalámbrica. La primera aproximación de IBM consiste en crear chips cristalinos unidos a una capa que, al fundirse,haga pedazos el material del chip.

Advertisement

Aunque ya la hemos visto en multitud de películas, la idea no es tan sencilla de llevar a la práctica como parece. Los sistemas de recuperación de información son capaces de salvar datos de dispositivos muy dañados. El objetivo de DARPA es que la información contenida en dispositivos sea completamente irrecuperable. Entre sus aplicaciones podrían estar el servir de cerebro a drones o a robots de uso militar. [Gobierno Federal vía Geek]