Hace casi un año, el realizador Oscar Sharp y el investigador Ross Goodwin lanzaron Sunspring, un corto cuyo guión estaba escrito por una inteligencia artificial. ¿Se puede mejorar? Por supuesto. Solo hay que poner a David Hasselhoff en el papel protagonista haciendo de otra inteligencia artificial.

Concédeme, querido lector, unos instantes para explicarte de qué va el vídeo. El corto lleva por título It’s no game, y va de dos guionistas de Hollywood (interpretados por Tim Guinee y Thomas Payne) que se presentan ante una productora de cine (Sarah Hay) solo para que esta les diga que su trabajo ya no es necesario porque ahora tienen guionistas artificiales.

Advertisement

La mujer les pone como ejemplo el propio corto Sunspring, pero después les dice que el estudio ha ido mucho más allá y han creado unos nanobots que reprograman a las personas para que sean guionistas perfectos. El sujeto de estudio de este experimento no es otro que Hoffbot, una persona inyectada con nanobots que piensa como la IA guionista. Hoffbot está interpretado por Hasselhoff, que por algún motivo que desconocemos viste chaqueta dorada y el mismo bañador rojo que lucía en Baywatch.

Este es el vídeo:

Hoffbot hace una demostración de sus habilidades declamando algunas líneas de Knight Rider y Baywatch. En ese momento, los nanobots se escapan al control de la productora y obligan a todos a recitar frases de Shakespeare, Aaron Sorkin y películas clásicas. Los guionistas escapan, comprensiblemente espantados ante la situación. La productora no tiene tanta suerte. Los nanobots la obligan a inyectarse más nanobots y se marca un espectáculo de danza contemporánea regado con frases en francés. El corto termina con un monólogo de Hoffbot cuestionando su propia humanidad.

Hay que hacer constar que todos los actores hacen un trabajo sencillamente impresionante dando vida a un guión que, por lo demás, es una locura de principio a fin. Sarah Hay es bailarina además de actriz, por eso la eligieron para el papel, y por eso baila tan bien. Lo que no debería caer en el olvido es que todo el guión es obra de un sistema de algoritmos de aprendizaje a los que se ha alimentado con frases de series de tv (incluyendo Baywatch y Knight Rider) y películas clásicas.

En definitiva, una inteligencia artificial guionista apodada Benjamin ha escrito una historia sobre como una inteligencia artificial suplantará a los guionistas humanos y termina con frases como: “No se quien demonios soy. Solo quiero salir de aquí. Solo quiero ser un hombre”.

Advertisement

Sponsored

Por favor, desconecten a Benjamin ya y quemen el servidor donde estaba funcionando. Quemen también cualquier equipo que haya tenido conexión con ese servidor.

It’s no game acaba de presentarse en el festival de cine de ciencia ficción de Londres. [vía Ars Technica]