Imagen: prophoto14 / Shutterstock.

Muchos conocemos ese aromas. Al momento de subirnos a un automóvil nuevo (ya sea que le llames “coche” o “carro”), podrás sentir una esencia bastante peculiar y única que probablemente te encantará. Pero, ¿sabes de dónde proviene? La respuesta corta es: de muchos químicos, y finalmente podría suponer un riesgo para tu organismo.

Ese olor característico no proviene de ningún aromatizante industrial que puedes conseguir enlatado en el mercado más cercano a tu casa. No, así que no le creas a los típicos pinos para autos que prometen simular ese olor. La fragancia de “olor a auto nuevo”, más que proceder de laboratorios franceses especializados en aromas, es la suma de casi 200 químicos diferentes que se encuentran recién llegados al auto al momento de su venta, desde benceno, formaldehído (también conocido como metanal) y más compuestos orgánicos volátiles que, al fusionarse, huelen de esa forma.

Advertisement

Advertisement

Y todo esto proviene de los adhesivos, plásticos y materiales sintéticos que componen el tablero, asiento y demás partes internas del auto, que liberan gases con el paso del tiempo.

Sin embargo, aunque este aroma es increíblemente agradable para muchos, puede ser riesgoso para el cuerpo humano si se inhala en exceso y en diferentes situaciones. En una entrevista de Popular Mechanics han conversado con Jeff Gearhard, director de investigación del Centro de Ecología de Ann Arbor, en Michigan (Estados Unidos), quien ha asegurado que aunque no se ha establecido un riesgo exacto de exponerse a estos gases (porque al fin y al cabo eso es el aroma, la suma de muchos gases), sí que está comprobado que alguno de estos gases son dañinos para el organismo humano.

Por supuesto, el investigador asegura que la mayoría estamos expuestos a estos gases en cualquier sitio, ya sea en la casa u oficina, pero la recomendación de los expertos no deja de ser siempre la misma: en lugar de intentar “conservar” lo más posible ese aroma encerrándote en el vehículo, es ideal ventilarlo constantemente, bajando las ventanillas por algunos segundos y evitando estar completamente encerrados durante horas cuando hace mucho calor, debido a que mientras la temperatura es más alta los químicos liberarán más gases. [vía Popular Mechanics]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.