En 2025, todos los coches tendrán su propia conexión móvil independiente de nuestro teléfono. Lo dice GSMA, que es la asociación que agrupa a todos los fabricantes de telefonía. La conexión no va a ser la única tecnología que cambie la manera en la que conducimos y los coches que usamos. Estas son las 10 tecnologías que es muy posible que veamos en nuestro vehículo en pocos años.

1) Cargadores solares

¿Por qué no aprovechar la misma energía que nos asa vivos cuando entramos en el coche después de un rato al sol? Algunos modelos y fabricantes ya valoran los paneles solares en el techo como opción.

Advertisement

El abaratamiento y mejora de las células solares podrían ser el empujoncito que les falta para hacerse generales. Un techo con estos paneles podría alimentar equipos eléctricos auxiliares de forma muy efectiva.

2) Pantallas en el parabrisas

Los displays LED proyectados en el parabrisas son una bienvenida característica heredada de los aviones. Aunque cuesta acostumbrarse al principio, la información frente a nuestros ojos mejora mucho la seguridad y precisión en la conducción.

3) Manuales a la altura

Nadie lee los manuales, y la industria de la automoción dice que están obsoletos. Sea lo primero la causa de lo segundo o al revés, los manuales son muy útiles, y revelan datos que pueden mejorar mucho la conducción o el mantenimiento. Tan sólo necesitan un formato a la altura. Las aplicaciones móviles pueden ser el aire fresco que le falta al viejo tocho de papel en la guantera.

4) Aprovechar el calor

Un motor de explosión genera muchísimo calor. Dotar el vehículo de sistemas que permitan transformar ese calor en energía aprovechable puede redundar en muchas mejoras en el consumo.

5) KERS

Si funciona en la Fórmula 1 y en algunos coches deportivos de lujo ¿Por qué no instalarlo en todos? En los vehículos de gama alta puede suponer un interesante subidón en la conducción deportiva. En los vehículos de calle, supondría grandes ahorros de combustible.

6) Suspensión predictiva

El uso de imanes de alta potencia en los amortiguadores está empezando a despuntar como una manera de que la suspensión sea capaz de detectar las irregularidades de la vía y adaptarse a ellas. El sistema ya existe en algunos coches y en bicicletas. Es una cuestión de tiempo que se generalice.

7) Fibra de carbono

Una manera de mejorar el consumo de carburante es aligerar el peso del vehículo (Hasta cierto punto, no queremos volar en las curvas). Una manera de hacerlo es reemplazar partes metálicas por fibra de carbono. Lamborghini ya lo hace, pero aún hay que conseguir abaratar este material.

8) Motores directos

Muchos fabricantes sueñan con poder hacer motores en los que se elimine el árbol de levas para que la potencia de los cilindros pueda ser dirigida con más eficiencia y potencia.

9) Coches autónomos

Ya tenemos asistentes al aparcamiento y coches que hacen esta maniobra prácticamente solos. Iniciativas como la de Google son el preludio a un futuro de coches conectados. Dudamos mucho que aquellos a los que les gusta conducir renuncien a ello, pero un coche que conduzca por nosotros cuando no nos apetece o no podemos es una magnífica idea.

10) Combustibles alternativos

Pese a todo lo anterior, seguimos sumidos en la dictadura del petróleo. Las baterías llevan años prometiendo milagros, pero no consiguen dar una autonomía apropiada. El hidrógeno aún está muy verde y no ha llegado la tecnología definitiva que sustituya al petróleo de una manera limpia y potente. Es la máxima revolución aún por llegar.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)