¿Qué tienen en común Vangelis, Strauss, Queen o el mismísimo John Carpenter? Pues que todos forman parte de apoteósicas bandas sonoras que acompañaron a grandes clásicos de la ciencia ficción. Esta una selección de esos “temazos” y de la importancia que tuvieron en las producciones.

Y es que en muchos casos la música en una escena o en el conjunto de una película no pasa de mero acompañante sin pena ni gloria. En otras es tal la importancia que el film o la escena adquieren la categoría de culto imprimiéndole una fuerza y carácter especiales. Puede ser un score completo para la producción, un tema suelto compuesto anteriormente y licenciado para el film o una composición expresa de una orquesta y/o compositor.

Advertisement

Advertisement

En cualquier caso todas tienen en común que traspasaron esa línea imaginaria donde guardamos momentos especiales del cine. Temas que al escucharlos lo primero que se nos viene a la cabeza son las películas. Se trata de una selección personal, hay muchísimas más, tantas como gustos, así que tras el artículo os invitamos a que pongáis las vuestras. Empezamos:

2001, A Space OdysseyAlso Sprach Zarathustra (Richard Strauss)

Es posible que sea la manera más apoteósica de empezar una película. También es innegable el talento del director para elegir siempre melodías que se salían (y aún hoy) del canon o estándar. Una melodía cargada de historia con la que Kubrick iniciaba esa epopeya espacial que fue 2001.

En cuanto al poema sinfónico, Richard Strauss lo estrenaría en Frankfurt en noviembre de 1896, una obra homónima del libro del filósofo alemán Friedrich Nietzsche tomando algunos de los pasajes del libro y convirtiéndolo en orquesta. La traslación en el 68 de Kubrick es simplemente brutal, una metáfora de la difícil evolución del hombre, casi nada.

Blade Runner – Vangelis

Es posible que a Blade Runner no le hiciera falta las composiciones de Vangelis para seguir siendo el clásico que es hoy. En mi caso desde luego no sería igual. La banda sonora al completo, con todos los temas del maravilloso compositor griego son una pieza conjunta adherida al film. Una banda sonora oscura y melódica, clásica y futurista que nos muestra la obra de Scott de manera única.

Como curiosidad decir que Vangelis hizo uso únicamente para la composición de sus famosos sintetizadores a excepción del saxo del músico de jazz Dick Morrisey (habitual de Vangelis). El resultado final, unas composiciones calcadas al universo retro futurista y de cine negro que Scott imaginó.

Flash Gordon – Queen

Es verdad que Flash Gordon no debería estar en la lista de las mejores películas de ciencia ficción y se acerca más a la de las peores, aunque con una salvedad, la banda sonora corría a cargo de Queen, y ahí la cosa cambia. Desde el imponente Flash Theme de apertura, los 18 temazos que acompañan al film valen por sí solo un visionado a la producción. Una banda sonora donde todas las canciones son instrumentales excepto Flash y The Hero. Brillante y un homenaje a ese genio que se nos fue en la figura de Freddie Mercury.

1997: Escape from New York – John Carpenter

El clásico ochentero tuvo un ilustre como compositor para las andanzas de Serpiente Plissken. Y es que el gran John Carpenter era, además de director, un gran músico. En este caso concreto compuso e interpretó el solito una maravillosa obra que junto al film la han acabado elevando a la categoría de clásico de culto.

Advertisement

Sponsored

Como curiosidad, el magnífico score se editó en 1981 junto al film con Milan Records (en vinilo), para más tarde volver a publicarse en CD a través de Varese Sarabande. Pero lo más curioso es que existe una edición remasterizada que incluye 15 temas que no se incluyeron en la misma (la mayoría acompañados de diálogos).

Star Wars – John Williams

No podía faltar la grandiosa composición de John Williams para la saga. Un buen día y por recomendación de Spielberg (tras trabajar en Tiburón), George Lucas contrató al músico. La idea: describir su imaginario a la vez que brindar a la audiencia una conexión emocional con la historia.

Con estos mimbres Williams se encerraría a grabar en 1977 con la Orquesta Sinfónica de Londres. Fueron 20 días de trabajo en estudio y el resultado creo que la mayoría diríamos que fue un éxito. En el año 2005 el American Film Institute reconocía a la banda sonora del Episodio IV como la música cinematográfica más memorable de todos los tiempos. Casi insuperable.

Close Encounters of the Third Kind – John Williams

Repetimos con Williams porque pocas veces un clásico ha ido tan ligado a una melodía que además contiene únicamente cinco notas. La historia cuenta que Spielberg quiso en todo momento que la música fuera un vehículo de comunicación como lo eran los diálogos. El director y el compositor trabajaron desde el comienzo en la idea de las cinco notas como medio de entendimiento entre humanos y extraterrestres. Como dijo Spielberg:

Advertisement

Se me ocurrió que estaría bien que los extraterrestres y los humanos se entendieran con lo que nos toca más adentro: la pasión por la música.

Al final ambos aclararían que esas cinco notas se acercan más a un saludo sonoro, un intervalo musical, que a una melodía. Una tarea que no fue nada sencilla como explicaría el propio Williams:

Había agotado quizás 300 ejemplos de variaciones de cinco notas. Finalmente, exasperados, volvimos a probar con la primera que había compuesto, la primera de mi lista y Steven dijo, ‘creo que es ésta, es la mejor que tenemos’. Ahora es muy conocida y me encanta, pero al principio solo era una entre trescientos ejemplos de cinco notas.

Terminator – Brad Fiedel

Inconfundible melodía que con el tiempo se ha vuelto más grande. En este caso la historia es curiosa porque antes de que Cameron lo llamara, Fiedel no había logrado ninguna composición digna de reseñar. Había estado trabajando en el circuito de telefilms en Estados Unidos hasta que apareció el director en su vida.

Con un presupuesto ajustadísimo para Terminator (1984), Cameron le propuso a Fiedel un score que mostrara ese imaginario de máquinas dominantes. El resultado fue espectacular, siguiendo la línea de la época marcada por el uso de sintetizadores como elemento principal. Si el score instrumental al completo es una delicia, el tema principal es hoy un clásico sin paliativos.

HighlanderWho Wants to live Forever (Queen)

En este caso y aunque la partitura corriera a medias con Michael Kamen, es imposible obviar el temazo de Queen como referencia en el tiempo de Highlander. Como decimos, la banda sonora se la repartieron entre Kamen y la banda de Mercury. En el caso de estos últimos, lanzaron el disco A Kind of Magic casi exclusivamente para el film, ya que la mayoría de los temas acompañaban a la banda sonora.

Edward Scissorhands – Danny Elfman

Otro clásico con el que ha trabajado la mayor parte de su carrera Tim Burton. En este caso el score conseguido para Edward Scissorhands es posiblemente de los más logrados de Elfman, una composición cuidada y detallista donde sobresalen los coros que le confieren ese halo mágico que impregna al film.

Total Recall – Jerry Goldsmith

Inconfundible el tema principal compuesto por Jerry Goldsmith para la enorme película de Paul Verhoeven en 1990. Un score exquisito de 40 minutos en el momento de su estreno que con el tiempo y debido la repercusión que ha tenido se aumentó 10 años después con una edición de lujo de 61 minutos.

Advertisement

Con todo, el tema que todos recordaremos es el principal, una composición que sigue el esquema utilizado en otra gran banda sonora como fue Conan, donde el uso de los sonidos de tambores metálicos son característicos. En el caso de Total Recall, con una mezcla que fusiona a la perfección electrónica con orquesta.

Con Total Recall acabamos esta pequeña lista personal de grandes clásicos cuyas bandas sonoras elevaron aún más el conjunto de la producción. Creo que podríamos hacer una serie de este tipo porque el cine, en cualquiera de sus géneros, y la música nos han dado muchísimas más. Así que ahora os toca a vosotros, ¿cuál es vuestra favorita o cual creéis que falta en esta lista?

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)