Bajo estas líneas os traemos una curiosa ilusión óptica que no es fruto de la magia sino, de nuevo, de la biología humana. Consiste en conseguir que tus ojos coloreen una imagen en blanco y negro. ¿Preparados? Solo os llevará diez segundos.

Para hacer el truco, basta con abrir la imagen GIF que tenéis a continuación (no la de portada del post. Esa es solo con fines ilustrativos), y mirar fijamente el punto rojo del centro durante los diez segundos de la cuenta atrás. Al terminar, la imagen se torna completamente blanca, pero durante unas décimas de segundo, nuestros ojos siguen percibiendo colores.

La explicación de este fenómeno está en lo que se conoce como post imágenes, y se debe a la fatiga de los receptores oculares de color producida por una sobreestimulación. Al terminar el estímulo, el ojo percibe la luminosidad correcta pero también colores residuales.

Advertisement

Este efecto es el mismo que sirve de base a las ilusiones ópticas en negativo en las que, al mirar fijamente el centro de una foto muy contrastada y con los colores invertidos, y después una superficie blanca, aparece una sombra de la imagen en sus colores correctos.