Todos tenemos un amigo en Facebook que no para de subir fotos de lo que come, lo que compra, los sitios a los que va, sus amigos, su familia, sus gatitos, sus cócteles, sus vacaciones en la playa... ¡Basta! Ya podemos pedir oficialmente a esa persona que deponga las armas y abandone su actitud. Un estudio científico avalado por cuatro universidades británicas lo confirma: Subir demasiadas fotos a Facebook es perjudicial para tus relaciones.

El estudio constata que la relación entre lo que gustan las fotos en Facebook es inversamente proporcional a la cantidad de imágenes que publiquemos. El Dr. David Houghton, coordinador del estudio, comenta que las reaciones adversas dependen del grado de familiaridad, pero que la mayor parte de colectivos estudiados (familiares, amigos íntimos, conocidos, compañeros de trabajo...) reaccionan negativamente al exceso de imágenes.

Advertisement

Parece ser que, de todas las fotos que podemos publicar, aquellas en las que aparecemos nosotros mismos son las que peor funcionan a medida que aumenta la frecuencia. Los resultados son extrapolables a las marcas que aprovechan su página en Facebook para publicar imágenes o los usuarios que publican fotos suyas asociadas a una determinada marca.

El estudio ha sido realizado sobre 500 usuarios a los que se pidió que midieran con qué frecuencia publicaban sus contactos en Facebook fotos. Separadamente, se comprobó el nivel de aceptación de las imágenes en función de su frecuencia. El Dr. Ben Marder, de la Universidad de Edimburgo y colaborador en el proyecto, apunta: 'Mi consejo si vas a subir una foto a Facebook es que te lo pienses dos veces y subas sólo una'. No podemos estar más de acuerdo. [PhysOrg]