Entre las múltiples propiedades teóricas del grafeno está su elevada resistencia. Esa característica hace que no sea difícil imaginar este material como base para armaduras a prueba de balas. Un equipo de científicos de la Universidad de Massachusetts ha puesto a prueba esa resistencia en el laboratorio, y se confirma que es 10 veces superior a la del acero.

Aunque la resistencia del grafeno ha sido testada en numerosos estudios bajo condiciones estáticas, es la primera vez que se pone a prueba el material en situaciones dinámicas extremas. Dada la naturaleza del grafeno, formado por una capa única de moléculas de carbono dispuestas en una malla hexagonal, no resulta nada sencillo crear el suficiente material como para disparar sobre él de una manera convencional.

Advertisement

Jae-Hwang Lee y su equipo en la universidad han sometido una capa de grafeno de entre 10 y 100 nanómetros a unas peculiares pruebas de balística en miniatura. Para ello, han utilizado diminutos proyectiles de silicio disparados a 600 metros por segundo. Lo que han descubierto es que la estructura molecular en hexágonos de la una lámina de grafeno se deforma de una manera que absorbe entre 8 y 10 veces más fuerza del impacto que una lámina de acero proporcional.

El problema es que, a partir de cierto punto, la membrana de grafeno se rompe siguiendo un patrón similar al cristal que hace que el agujero producido por el proyectil sea más grande que sobre otros materiales. Lee y sus colegas confían en poder solventar este inconveniente utilizando el grafeno como base para un material de varias capas que se traduciría en protecciones antibalas más finas, ligeras, y mucho más resistentes. Los resultados de estas peculiares pruebas de balística acaban de ser publicados en la revista Science. [Science vía BBC News]

Imágenes: Jae-Hwang Lee / Universidad de Manchester

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)