Cubrir las paredes con un lámina de papel no parece la mejor manera de proteger un edificio en caso de que explote algo cerca, pero este tampoco es un papel común. Lo ha desarrollado un equipo de ingenieros del ejército de Estados Unidos, y servirá para salvar muchas vidas de soldados.

El papel es idea de Nick Boone (en la foto), un ingeniero mecánico del Departamento de Investigación y Desarrollo del Cuerpo de Ingenieros (ERDC). El “papel” es en realidad una fina capa de de polímero mezclada con fibras de Kevlar, pero se aplica exactamente igual que el papel pintado para paredes.

Advertisement

En caso de conflicto, es normal que las tropas establezcan recintos seguros con la ayuda de casetas, edificios en ruinas o estructuras que encuentren por el camino. Estas estructuras ofrecen una buena protección antibalas, pero son peligrosas en caso de que un misil o algún tipo de munición explosiva detone cerca.

“Cuando se produce una explosión lo bastante fuerte cerca”, explica Boone “las paredes normales proyectan todo tipo de escombros y fragmentos que pueden herir a los ocupantes del edificio. El papel actúa como una red, reteniendo cualquier fragmento de metralla.”

La ventaja de este material es que es muy sencillo de transportar en rollos, no pesa demasiado, y se puede aplicar rápidamente sobre cualquier superficie. El papel aún está en fase de prototipo, pero muy pronto podría servir en conflictos como el de Afganistán. El mismo equipo trabaja también en bunkers modulares fáciles de montar y desmontar, y en diferentes protecciones contra agentes químicos. [US Army vía BBC]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)