No falla. Publicas un paisaje que te parece precioso en Instagram. No le gusta a nadie. Un amigo tuyo publica una mala foto haciendo el idiota con una piña en la cabeza. Triunfa como la Coca-Cola. El MIT ha creado un algoritmo que analiza precisamente eso, si una foto es memorable o no.

El algoritmo se llama MemNet, y es obra del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL por sus siglas en ingles) del MIT. Según sus autores, funciona un 30% mejor que el mejor software actual de análisis de imágenes.

Lo que determina exactamente esta herramienta es el grado de recuerdo que tiene una imagen. En otras palabras, las posibilidades de que una persona que la haya visto la recuerde o la olvide por completo. Para crearlo, los investigadores han alimentado un sistema de inteligencia artificial con decenas de miles de imágenes etiquetadas por contenido y puntuadas en relación a su éxito. Cada foto individual ha sido valorada por más de 80 personas. La colección completa está aquí.

Advertisement

Advertisement

El algoritmo no solo puntúa lo memorable que es una foto, sino que también marca las áreas de la imagen que más relevancia tienen a la hora de favorecer el recuerdo. Los colores cálidos indican áreas calientes de información, y los colores frios indican zonas que el cerebro olvida rápidamente.

No saben cómo funciona

Lo interesante del asunto es que los científicos del CSAIL no están del todo seguros de cómo funciona el algoritmo porque de hecho se basa en haber aprendido como reacciona un grupo de personas reales a las fotos. En una entrevista a TechCrunch, el principal autor del estudio, Aditya Khosla, explica:

Es una pregunta difícil de contestar. Es lo que estamos investigando ahora mismo. El algoritmo es extremadamente potente y capaz de reconocer los patrones e imágenes que hacen una foto más memorable, pero es bastante complicado mirar bajo el capó y tratar de identificar cuales son exactamente los patrones que identifica y por qué.

En general, el algoritmo hace uso de objetos en la imagen, pero es difícil explicar por qué selecciona unos y no otros. Algunos análisis iniciales apuntan a que tiende a priorizar partes del cuerpo expuestas así como caras, mientras que los paisajes como una montaña o una playa son rápidamente olvidados.

Experimentos

¿Funciona? ¿No funciona? la herramienta está disponible online aquí, y no hemos podido resistirnos a hacer unas pruebas. Nota: Es probable que el algoritmo tarde un rato en reaccionar si hay muchas personas subiendo sus fotos para analizarlas

Advertisement

Advertisement

Un paisaje muy conocido

Tal y como dicen sus investigadores, los paisajes pasan desapercibidos, incluso aunque sean tan populares como el antiguo fondo de escritorio de Windows. Quizá sea esa la razón por la que pocos paisajes triunfan en Instagram.

¿Un paisaje especialmente bonito?

Repetimos el experimento con un paisaje especialmente bonito de una caída de agua en un bosque. El resultado es incluso peor. Nadie va a recordar esa foto.

Advertisement

Advertisement

Un selfie

Parece que mi foto de perfil en Twitter (o más bien mi mano) es moderadamente interesante. Me ha subido un poco el ego. Gracias, MemNet. Podré ser modelo de manos como David Duchovny en Zoolander.

Advertisement

Donald Trump

Retiro lo dicho arriba. No tiene que ver con la persona, sino más bien con el hecho de que haya un humano en la foto, aunque sea Donald Trump, que no sabemos si es humano del todo. Estamos programados desde pequeños para reconocer caras al fin y al cabo. El gesto probablemente también tenga que ver.

Advertisement

Advertisement

Comida

El algoritmo confirma lo que nos temíamos, que una de las peores costumbres en Instagram tiene éxito. La foto que hemos subido es una imagen profesional, pero la puntuación es la misma con una mala foto de una hamburguesa, la tónica general en redes sociales.

Advertisement

Un gatete

Internet is for cats y, aparentemente, también se aplica a los algoritmos. Los lindos gatitos nunca fallan.

Advertisement

Advertisement

Sutiles diferencias

No es lo mismo una cara que una de las caras más conocidas, y el algoritmo parece distinguirlas. Para vuestra información, también hemos subido una portada de Playboy en todo su esplendor (que no podemos reproducir aquí por motivos obvios) y el resultado es “Very High”. Muy humano, el algoritmo.

En el futuro será una aplicación

Los creadores de MemNet ya están barajando diferentes usos para su algoritmo. Su capacidad de detección tiene interés para fines publicitarios. También discuten la idea de convertirlo en una aplicación que nos ayude a encuadrar mejor las imágenes o a aplicar filtros para hacerlas más llamativas. De momento, es un fascinante proyecto de investigación sobre inteligencia artificial. [MIT vía TechCrunch]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)