Estas en la Estación Espacial Internacional (ISS) y se rompe una pieza de un sistema, o un simple tornillo, y no hay repuesto. ¿Qué hacer? ¿Bajar a la Tierra a por otra pieza? Va a ser que no. Dentro de poco la solución será tan simple como imprimirla en el espacio con una impresora 3D. La NASA comenzará a utilizar estos equipos allá arriba en 2014 y en el vídeo de arriba (sí, olvídate de la musiquilla de fondo, es horrible) explica cómo y por qué.

El vídeo (subtitulado) es genial para entender de la mano de astronautas como Timothy Creamer la importancia de la impresión 3D. El resumen es este: crear piezas y objetos que, de otra forma, sería imposible obtener en el espacio.

Advertisement

No es la primera vez que la NASA explica sus planes con esta tecnología. Recientemente concedió una beca de 125.000 dólares al ingeniero Anjan Contractor para investigar la posibilidad de imprimir comida en el espacio. E incluso fabricó con impresoras 3D piezas de un motor que funcionó a la perfección. Quién sabe, quizás al final resultarán ser más útiles en el espacio que en la Tierra. [NASA]