Los lagartos son famosos por ser capaces de librarse de su propia cola para poder escapar cuando un depredador les atrapa. El Geckolepis megalepis lleva el truco un poco más allá. Esta nueva especie es capaz de desprenderse de todas sus escamas y después las regenera completamente en semanas.

Para empezar, el megalepis tiene unas escamas enormes y completamente desproporcionadas para el tamaño del animal. No solo son las más grandes de todos los geckos. También se superponen como una especie de armadura y son mucho más gruesas y resistentes. Bajo las escamas hay una capa de miofibroblastos que el reptil puede contraer a voluntad. El resultado es que las escamas se desprenden completamente.

Foto: Frank Glaw

Bajo las escamas no hay piel de ningún tipo, sino tejido conjuntivo. Los investigadores creen que, si deja caer una cantidad excesiva de escamas, el animal probablemente busque refugio en algún lugar húmedo para evitar deshidratarse mientras espera a que se regeneren. El proceso se completa en unas pocas semanas.

Advertisement

Advertisement

Si la especie no se había descubierto hasta ahora ha sido por dos factores. El primero es que el Geckolepis megalepis vive en zonas poco accesibles de Madagascar. La segunda razón es que los investigadores suelen distinguir a los geckos por sus escamas, y las de este se desprenden con tanta facilidad que hacía muy difícil el análisis. Finalmente han descubierto que se trata de una nueva especie analizando la estructura craneal mediante tomografía computerizada. [PeerJ vía Researchgate]