Google ha publicado esta semana las estadísticas de distribución de versiones de Android correspondientes a enero de 2017. A falta de nuevos dispositivos, los números de Nougat siguen siendo anecdóticos: la última versión apenas está en el 0,7% de los dispositivos activos. Pero no todo son malas noticias.

Advertisement

Android 2.2 Froyo ha desaparecido de la tabla tras siete largos años aguantando. Froyo debutó en mayo de 2010 y fue la versión que introdujo el cajón de aplicaciones con un botón en lugar de una persiana que había que subir con un gesto. Seis años después, Nougat deshizo ese cambio, pero aún nos quedaba el recuerdo de aquella joven versión 2.2 gracias al 0,1% de dispositivos activos que todavía usaban Froyo hasta el mismísimo mes pasado.

Fue una versión tremendamente popular. En 2012, dos años después de su lanzamiento, más de 75 millones de personas tenían instalado Froyo. ¿Por qué resistió tanto? La fragmentación de Android es un fenómeno complejo; podemos echarle la culpa a Google, a los fabricantes, a las operadoras; pero también a los dispositivos viejos que seguían usándose en mercados emergentes, y que ahora están siendo reemplazados por otros más modernos.

Advertisement

Querido Froyo: pensábamos que estarías ahí para siempre, pero nos equivocábamos. Por fin podemos desearte que ardas en el infierno. Ahora te toca a ti, Gingerbread. Todavía estás en el 1% de los dispositivos activos y queda mucha tela que cortar, pero no vas a salir de esta con vida.