Hay jugadores con una habilidad sencillamente sorprendente. No solo liquidan los jefes más duros de juegos que nos hacen sudar sangre a los demás, sino que a veces lo hacen de maneras sorprendentes. La que se la ha ocurrido a iHardlyTriHard es absurdamente compleja.

El jefe al que le ha tocado sufrir la humillación de iHardlyTriHard es Gundyr, que está considerado uno de los más complejos de superar de Dark Souls III. El método para superarle no puede ser más innecesario. Lo que hace el jugador es parar el ataque del jefe, pero de espaldas. En Dark Souls III, el ataque deja noqueados a los enemigos por un breve tiempo, pero parece que funciona desde cualquier dirección, no solo dando la cara al monstruo.

iHardlyTriHard aprovecha el momento para asestar unos cuantos golpes a Gundyr y entonces comienza lo realmente raro. Antes de que el jefe se recobre, el jugador se quita una prenda de armadura, hace el saludo al sol y cambia de arma. Tras esquivar los ataques del monstruo, la rutina vuelve a empezar hasta que queda en ropa interior y gana la batalla.

Advertisement

La ejecución no es perfecta en todos los casos, pero las reacciones de otros jugadores lo dicen todo. [vía iHardlyTriHard]