Foto: Richard Henry / The Salisburi Museum

El pasado día 25 de agosto, una apisonadora a vapor (sí, a vapor) pasó por encima del disco duro del ordenador de Terry Pratchett donde se guardaba la única copia de sus obras inacabadas. No ha sido ningún raro accidente, sino el cumplimiento de la última voluntad del genial escritor británico.

Terry Pratchett nos dejó en marzo de 2015 tras varios años luchando contra el Alzheimer. Tras su muerte, el amigo personal y también escritor de fantasía Neil Gaiman reveló que Pratchett había pedido expresamente que sacaran el disco duro de su computadora y lo destruyeran con una apisonadora a vapor.

La última voluntad ha tardado un poco en cumplirse, pero finalmente se ha llevado a cabo. Una apisonadora John Fowler & Co de principios de siglo llamada Lord Jericho ha destrozado el disco duro. Sus restos serán expuestos en el Museo de Salisbury durante una exposición retrospectiva del creador de Mundodisco titulada Terry Pratchett: HisWorld

Aunque le diagnosticaron Alzheimer en 2007, Pratchett nunca dejó de luchar contra la enfermedad y siguió publicando novelas con la ayuda de otros escritores. Dos de esas novelas se publicaron de forma póstuma (The Long Utopia, en colaboración con Stephen Baxter y la entrega final de Mundodisco: The Shepherd’s Crown). Con todo, parece que había más material del que sacar otros libros, pero Pratchett no quería verlo publicado. El final que eligió encaja perfectamente con el maravilloso humor que destila todas su obra. [vía The Guardian]