El espacio es tan inmenso que incluso juntando todos nuestros instrumentos de observación sólo podemos conocer una pequeña parte fracción. Está lleno de sorpresas y fenómenos desconocidos. Por ejemplo, las cuatro misteriosas explosiones masivas que un grupo de científicos ha detectado usando el telescopio Parkes en Nueva Gales del Sur, Australia.

No es poco común encontrar signos de violentas explosiones en nuestra vecindad -si entendemos como "vecindad" la Vía Láctea- pero estas cuatro señales, captadas entre febrero de 2011 y enero de 2012, han viajado durante muchísimo tiempo y son las primeras de este tipo registradas con seguridad fuera de nuestra galaxia. Tienen, además, una increíble energía, similar a la que genera nuestro sol a lo largo de 300.000 años.

Advertisement

Nadie sabe muy bien qué las ha causado. Podría deberse a la colisión de dos magnetoestrellas (estrellas de neutrones con un gran campo magnético) o la desintegración de un agujero negro. El radiotelescopio Parkes sólo registró la enorme cantidad de energía durante unos pocos milisegundos. Los responsables del telescopio pensaron que podía deberse incluso a un error de los instrumentos de medición hasta que vieron otras tres ocurrencias similares a lo largo del año.

Lo que quiera que esté pasando -piensan los científicos de Parkes- es posiblemente muy común. Extrapolando los resultados creen que cada día podrían producirse más de 10.000 de estas explosiones. [Discovery]