Imagen: EPA/NASA/USGS Landsat

La semana pasada contábamos cómo la barrera de hielo Larsen colapsó y liberó un iceberg de proporciones gigantescas, el denominado como A68. Ahora tenemos las primeras imágenes por satélite que nos muestran agua clara entre el iceberg y la plataforma.

Dicho de otra forma, estamos ante la primera “foto” del iceberg alejándose de la Antártida. Lo cierto es que los icebergs pueden permanecer en el mismo lugar durante décadas porque están unidos en pequeñas colinas que se elevan desde el fondo marino.

Advertisement

Sin embargo, existe el temor a que se rompa en numerosas piezas pequeñas, tanto como para imposibilitar un seguimiento de las mismas, y como consecuencia, el riesgo significativo para el transporte marítimo.

Las imagen que vemos a continuación fue tomada con los equipos Deimos-1, un satélite de Deimos Imaging, empresa española especializada en sistemas de observación de la Tierra y servicios de teledetección. En la instantánea apreciamos el punto de ruptura junto a un fragmento rectangular aislado.

Si los cálculos de los investigadores son ciertos, la masa de hielo separada irá rumbo al Mar de Weddell. Según ha explicado el investigador Rod Donnie:

La magnitud de este evento natural es impresionante, tendremos que volver a dibujar el mapa de la Península Antártica. Esto demuestra lo frágiles que son las regiones polares.

Las regiones polares impulsan nuestros océanos y nuestra atmósfera. Pero la Antártida occidental ha experimentado algunas de las tasas de calentamiento más rápidas en el planeta en las últimas décadas, y eso no es una buena noticia para especies icónicas como el Adélie o los pingüinos emperadores.

Actualmente hay un grupo de expertos de más de una docena de países que trabajan en conjunto realizando un seguimiento del iceberg para tratar de predecir los efectos que puede tener a corto-medio plazo. [The Independent]

Advertisement