Lo que más frustra de estar adicto al móvil es que, a diferencia de abusar de cualquier sustancia, la solución no puede ser dejar de usarlo por completo. En cambio, tenemos que encontrar maneras de usar esta tecnología de forma responsable, luchando con esas aplicaciones diseñadas para robarse nuestro tiempo.

Josh Spector, experto en mercadeo, escribió acerca de los diez hábitos que lo han ayudado a controlar su uso del móvil. Adquirir estos hábitos es algo difícil, por lo que hemos añadido algunos trucos y aplicaciones que te ayudarán a controlarte.

1. Deja de revisar tu móvil en el coche

Mete tu móvil en la guantera.

Android y Windows Phone cuentan con un modo de conducción que cambia el uso del móvil a controles de voz. iOS 11, el cual llega el 19 de septiembre, incluirá un modo automático de “No molestar” mientras conduces.

Advertisement

Si Google Assistant no es suficiente, descarga Drivemode para Android y así contarás con una interfaz que descarta el apartado visual y que, además, se activa de forma automática cuando comienzas a conducir.

2-3. Aleja tu móvil de ti cuando ves televisión o lees un libro

Cuando estás fuera de casa tiene sentido mantener tu móvil en el bolsillo, pero cuando llegas a tu hogar trata de mantenerte alejado de él. Déjalo conectado al cargador y trata de usarlo como si fuera el móvil fijo de tu casa. Mientras menos uses esa excusa de “lo revisaré solo para una cosa”, menos te quedarás atrapado en Twitter o Instagram durante una hora.

Advertisement

Cuando te acerques a él y lo revises, trata de dejarlo conectado para que sea más difícil que lo guardes en tu bolsillo “por accidente” y te lo lleves a todas partes.

4. Apaga las notificaciones

Siendo más específico, desactiva todas las notificaciones que no requieran una acción o respuesta inmediata. Podrías dejar activas las llamadas y mensajes de texto, pero desactiva todo lo que sea Twitter, Facebook y cualquier otra aplicación que se base en seguir cuentas y perfiles de otros.

También debes apagar las notificaciones de tus correos electrónicos, que de todas formas sabemos que lo revisarás cada 20 minutos. Si lo ves necesario, configura una alerta de “llámame en caso de emergencias”.

Cuando descargues una nueva aplicación desactiva sus notificaciones de inmediato (o nunca se las actives). Deja que la aplicación obtenga la atención que merece.

Si algunas notificaciones realmente importa, haz que sean silenciosas y que no aparezcan en tu pantalla de bloqueo. Es posible que de igual forma se roben tu atención cuando revises el móvil, pero al menos no serán las culpables de iniciar una nueva sesión de mirar el móvil.

5. Elige un final para tus sesiones de uso

Pon la aplicación de alarma en tu pantalla de inicio. Cuando accedas a tu móvil, antes que nada, configura una alarma para la cantidad de tiempo que quieres pasar usándolo.

Advertisement

Android ofrece algunas soluciones más automatizadas. Puedes utilizar la app QualityTime para limitar el tiempo que pasas en cada aplicación.

Intenta apagar tu móvil (en serio, apagarlo) cuando hayas terminado de usarlo. Para la mayoría de nosotros esto sonará muy drástico, pero inténtalo un día y ver qué tan factible es para ti. Las necesidad del móvil es diferente para cada persona, por lo que es normal intentar trucos que quizás al final no te funcionen. Eso es experimentar, no fracasar.

6. Deja de revisar tu móvil cuando estés en una fila o esperando

Para muchos de nosotros este es el uso ideal de un smartphone, entretenerte o ayudarte a ser productivo cuando no estás haciendo nada (como esperando a ser atendido en un banco, por ejemplo). Pero si de verdad quieres aprovechar el tiempo, recuerda que estar aburrido y sin nada que hacer es algo esencial para todo proceso creativo y para reflexionar, así que deja de mirar el móvil “solo porque no estás haciendo nada” durante un par de minutos.

Advertisement

Esto podría significar tener que guardar el móvil en un bolsillo diferente de tu pantalón o mochila para que no sea tan cómodo sacarlo y revisarlo de forma inconsciente. Usa un fondo de pantalla que te recuerde guardar el móvil, y cámbialo cada semana. Trata de sencillamente distraerte mirando alrededor.

7. No uses tu móvil en la cama

Establece una regla de “prohibido usar el móvil al despertar y antes de dormir”. Para que se te haga más fácil, puedes bloquear algunas de las funciones menos esenciales utilizando Freedom (iOS) y Offtime (iOS/Android), las cuales bloquean el acceso a apps como Twitter, Facebook e Instagram. De esta forma podrás usar el móvil para revisar las cosas que son realmente importante, protegiéndote de esas redes sociales que quieren robarte tu tiempo.

Advertisement

Esto puede sonar muy estricto si tu trabajo se relaciona a las redes sociales. Pero incluso siendo un blogger, uso estas aplicaciones para bloquear Twitter entre las 9.30PM y las 7.30AM. En el caso de que realmente necesite publicar un tweet en la noche, puedo ir a mi ordenador y hacerlo. Al menos cinco veces a la semana suelo revisar el móvil de noche, pero al ver que Twitter está bloqueado, lo suelto y regreso a mi libro.

8-9. Rompe el “ciclo de revisión”

Una vez que has revisado tu correo electrónico, Facebook, Instagram, Snapchat y todo lo de más, es muy tentador comenzar de nuevo el ciclo. Es mejor que solo revises una aplicación a la vez. Practica y proponte dejar de usar el móvil después de que hiciste lo que querías hacer, y nada más.

Advertisement

Es muy difícil romper este ciclo de “¿y ahora qué hago?”, así que intenta que cada vez sea menos automático para ti saltar de una aplicación a otra. Cierra las aplicaciones inmediatamente al terminar de usarlas, y esconde todas esas apps que te distraen en carpetas, nunca las tengas en tu pantalla de inicio.

Incluso puedes probar a borrar la app de alguna red social por un día o una semana, y ver qué sucede. Si logras mantener alguna fuera de tu móvil, habrá valido la pena el esfuerzo.

10. No esperes lograrlo rápido

Es difícil encontrar el balance correcto. La mayoría apreciamos mucho las ventajas de un samrtphone, y la mayoría lo usamos más de lo que quisiéramos. Estos trucos solo funcionan si te propones a llevarlos acabo, y las aplicaciones siempre encuentran nuevas formas de invadir tu espacio, así que necesitarás buscar nuevas formas de mejorar.

Advertisement

Como dice Spector, la solución no está en hacer una “desintoxicación digital” de una sola vez, sino que está en aprender a vivir llevar “el infinito en tu bolsillo”. Una vez que te percates de lo enorme que es ese obstáculo, entenderás que no podrás solucionarlo rápidamente, pero con el tiempo y mediante pruebas mejorarás tus hábitos.