Mezclar el mundo real con ingeniosas animaciones que resuelven problemas del día a día. Eso es lo que se ha inventado un grupo de diseñadores bajo el nombre de Tiny Worlds, una serie de breves animaciones con aparatos que deberían existir de verdad.

¿Una colilla ensuciando el suelo? Un submarino la hará desaparecer. ¿Chicle pegado en la acera? Nada que un bulldozer no pueda solucionar. ¿Cerillas abandonadas en la calle? Un camión maderero en miniatura se encarga. Puro ingenio digno de ver.