Los rascacielos son preciosas obras de arquitectura, pero tienen sus propios inconvenientes. Uno de los más importantes es que dejan en la penumbra cualquier calle que abuse de ellos. La última torre que han proyectado para Londres es especial en ese sentido, porque casi no proyecta sombra.

El edificio es obra del estudio de arquitectos NBBJ. Lo que sus creadores han hecho ha sido investigar, mediante programas de modelado 3D, un objeto cuya superficie fuera capaz de reflejar la luz del sol hacia abajo para iluminar la acera que lo rodea. El perfil resultante es el de un edificio más estrecho en las plantas inferiores y que se va ensanchando en las superiores. No es que el edificio no proyecte sombra, sino que la luz que refleja hacia el suelo hace las inmediaciones de la torre un 60% más luminosas.

El estudio ha tenido que buscar una curvatura muy específica para los cristales de la fachada de manera que no reflejen la luz directamente, sino de manera difusa. Aunque Londres no es la ciudad más luminosa del mundo, el sol reflejado directamente en verano puede generar el calor suficiente como para freír huevos y hasta derretir coches. El rascacielos londinense apodado The Fryscrapper es buen ejemplo de esos problemas solares.

Londres tiene planeados más de 250 rascacielos para los próximos años. La solución a la que han llegado en NBBJ aún no ha recibido luz verde, pero puede ser muy útil para no sumir las calles de la capital británica en más tinieblas que las del clima. Otras ciudades como Nueva York están estudiando también este tipo de diseños. [NBBJ vía Wired]

Fotos: NBBJ Studio

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)