Es posible que tú mismo fabricaras una cámara sin lente en el colegio, con una caja oscura, un papel fotosensible y un pequeño agujero. FlatCam perfecciona ese diseño milenario: no usa lentes, pero en lugar de un agujero tiene millones de ellos sobre una finísima película de plástico pegada al sensor fotosensible.

Al no tener lente, FlatCam (algo así como “cámara plana” en inglés) consigue reducir el grosor de la cámara al de una cartulina. El concepto, eso sí, no es tan sencillo: normalmente un millón de agujeros producirían un millón de imágenes similares, que se amontonarían en el sensor una encima de la otra hasta que no se viera nada. Pero la rejilla de la que hablamos está codificada por ordenador para que cada apertura capte una cantidad de luz diferente.

Advertisement

El concepto es similar al de las cámaras de campo de luz (plenópticas) como las de Lytro. El pequeño chip fotosensible —un sensor convencional— capta toda la información de luz en bruto y el procesador de la cámara realiza un algoritmo de cálculo para generar una imagen final enfocada. Con el prototipo están usando un ordenador externo para hacer el procesado. Los resultados son prometedores, pero no van a ganar ningún concurso de fotografía en un futuro próximo:

Lo verdaderamente interesante de FlatCam es el potencial de una cámara tan delgada y plana (más allá del voyeurismo). “Podemos hacer cámaras curvas, o que el papel pintado de las paredes sea en realidad una cámara. Puedes tener una cámara en tu tarjeta de crédito o en una tablet ultrafina” explica Richard Baraniuk, uno de sus creadores y coautor del estudio prepublicado en arXiv.org.

Sponsored

FlatCam es un proyecto de los laboratorios de electrónica e informática de la Universidad Rice, en Houston. Tienen dos prototipos: uno que funciona con luz visible y otro con luz infrarroja. Más detalles sobre la ingeniería detrás del invento en los enlaces que dejamos a continuación. [Universidad Rice vía NPR]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)