Foto: Improv Everywhere

La icónica Apple Store de la quinta avenida en Nueva York está cerrada por reforma, así que en Improv Everywhere han decidido gastar una pequeña broma a los entusiastas de Apple colgando un logo de la compañía en una entrada al metro que también es un cubo de cristal. Esto es lo que ocurrió.

Para hacer la cosa más creíble, pusieron a un pequeño grupo de ganchos disfrazados de empleados del Genius Bar, y hasta una cola de voluntarios esperando para comprar un iPhone X.

La idea era hacer unas risas inocentes, no fastidiar a nadie haciéndole perder tiempo en una cola falsa, así que los bromistas decidieron explicar que solo había 50 iPhone X en stock. A pesar de ello, hubo quienes se empeñaron en hacer la cola por si acaso, y quienes bajaron a la tienda a echar un vistazo solo para encontrarse con un anden de metro. Sus caras a la salida no tienen desperdicio. [Improv Everywhere vía Microsiervos]