Una estrella mundial como Taylor Swift haciendo rectificar a todo un gigante como Apple para defender los derechos de los artistas. Una historia perfecta, ¿no? Lo sería si no fuera porque ya hay quien está criticando a Swift por hacer justo lo que ella echa en cara a Apple: explotar a otros. En este caso, a los fotógrafos freelance que acuden a sus conciertos.

El fotógrafo británico Jason Sheldon, especializado en fotografía musical y conciertos, ha destapado una “sutil” incongruencia en la argumentación tan rotunda de Swift contra Apple. Swift reclamaba a Apple pagar a los artistas durante los 3 primeros meses de prueba gratis de Apple Music. Bien. La compañía ha dado marcha atrás (más sobre esto debajo) y Swift se ha erigido en una especie de protectora mundial de los artistas. Sin embargo, como señala Sheldon, lo que la propia Swift reclamaba a Apple, retribuir correctamente a los artistas, es justo lo que parece no hace ella con los fotógrafos en sus conciertos.

Sheldon ha publicado el contrato que los fotógrafos profesionales tienen que firmar si quieren acudir a los conciertos de Swift para cubrirlos para un medio. Está creado por Firefly Entertainment, Inc, la compañía de gestión de Swift. Los puntos polémicos, que puedes leer debajo, son especialmente el 2 y 3. En ellos se especifica que las fotos de los conciertos solo se podrán utilizar una vez en una publicación o medio, sin posibilidad de republicarse o utilizarse en otro medio. Y, lo peor: Swift, a través de su compañía, se convierte en la dueña de esas fotos para su utilización sin fines no-comerciales fuera de ese medio. Es decir, si el fotógrafo quiere utilizarlas, por ejemplo, para añadirlas a su book en su página web, tendrá primero que pedir permiso a la Firefly Entertainment.

Jason Sheldon explica bien la situación en su artículo:

Disculpadme si me equivoco, pero si tomas los puntos 2 y 3 de ese contrato, parece una completa apropiación de los derechos [de las fotos], y exige que otorgues el uso gratuito, mundial y perpetuo de tu trabajo. Dices en tu carta a Apple que “tres meses es mucho tiempo para no ser pagado”. Pero te parece bien restringirnos a que solo se nos pague una vez y nunca ser capaces de volver a ganar dinero con ese trabajo, a la vez que tenemos que otorgarte los derechos para explotar nuestro trabajo para tu beneficio para toda la eternidad.

¿En qué eres diferente a Apple? Si no te gusta que te exploten, genial... publica una carta sobre ello, y tendrás mi apoyo. Pero, ¿qué hay de asegurarte que no eres culpable de la misma táctica antes de acusar a otros?

Los fotógrafos también nos tenemos que ganar la vida. Como Apple, puedes permitirte pagar esas fotos, así que, por favor, deja de obligarnos a dártelas [gratis] mientras nos impides que se publiquen más de una vez.

Sheldon aclara que ese contrato lo tienen que firmar todos los fotógrafos que acuden a sus conciertos. Si eres un fotógrafo en nómina de un medio (cada vez más raro), genial, tu sueldo mensual está asegurado independientemente de qué ocurra con las fotos. Pero si eres freelance, tu sueldo depende de que se publiquen o no esas fotos. Y más de una vez.

Advertisement

De hecho se puede hacer una analogía con la música: Swift y cualquier otro artista ingresa algo (poco, pero algo) cada vez que alguien reproduce una de sus canciones en Spotify o, pronto, en Apple Music. ¿Por qué la artista prohíbe a los fotógrafos hacer algo parecido con sus fotos?

¿Victoria de Swift sobre Apple? No tan rápido

En definitiva, la “victoria” de Swift sobre Apple no es tal en cuanto escarbas más allá de la superficie. Por un lado, Apple aún no ha aclarado cómo va a pagar a los artistas por esos 3 meses de prueba gratis de Apple Music. La compañía tenía pensado compensar más tarde tras el periodo de prueba con un pago mayor que la media del mercado, por lo que puede que al final solo traslade ese “aumento” posterior al inicio. No pagaría más, pagaría lo mismo. Por otro, la crítica de Swift a Apple, aunque muy necesaria, se queda en papel mojado al ver cómo actúa su compañía de gestión con otros profesionales del sector: peor casi que Apple.

Advertisement

Si Swift modifica esas cláusulas del contrato con fotógrafos, de las que probablemente no conozca ni su existencia (y que, por otra parte, son desgraciadamente bastante habituales en el mundo editorial), sería desde luego un gran movimiento. Una gran forma de predicar con el ejemplo. Hasta que eso ocurra, su crítica a Apple, más que una crítica y una victoria, será más bien puro marketing.

Actualización (23/06/2015): Un representante de Taylor Swift ha enviado un comunicado a la BBC sobre las acusaciones de Sheldon. Básicamente argumenta que los fotógrafos simplemente tienen que contactar con la compañía de gestión de Swift si quieren vender las fotos en más de un sitio:

El acuerdo estándar de fotografía ha sido malinterpretado en el sentido que claramente especifica que cualquier fotógrafo que acuda al The 1989 World Tour tiene la oportunidad de utilizar de forma adicional las imágenes con permiso de la compañía de gestión.

Otra malinterpretación es la afirmación de que los derechos de las fotos podrán estar en manos de alguien más que no sea el fotógrafo - este acuerdo no transfiere los derechos de copyright del fotógrafo.

Jason Sheldon no está de acuerdo con estas afirmaciones y argumenta (con bastante lógica) que si presentas un acuerdo que ya sabes que puede ser modificado es porque eres consciente de que es excesivamente estricto:

[vía Jason Sheldon]

Fotos: Getty Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)