María. AP

Los mensajes del primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, a través de las redes sociales dejan poco lugar a las dudas. El paso de María, convertido en un peligroso huracán de categoría 5, ha arrasado la pequeña isla antillana. En palabras de Skerrit: “lo hemos perdido todo”.

Ayer contábamos cómo el huracán estaba tomando fuerza dirigiéndose al Caribe en una ruta muy parecida a la de Irma. Los primeros afectados han sido los habitantes de Dominica, quienes a través de las redes sociales han ido subiendo vídeos de la fuerza y devastación de la tormenta.

El primer ministro de Dominica ha sido especialmente gráfico describiendo la situación a través de una serie de mensajes donde explicaba cómo había quedado su propio hogar y el conjunto de la zona:

Me han podido rescatar porque mi casa se estaba inundando… Hemos perdido todo… Los vientos han barrido los techos de casi todas las personas con las que he contactado… El techo de mi casa oficial fue uno de los primeros en salir volando, y aparentemente provocó una avalancha de techos disparados en el campo… Está siendo duro, duro, duro.. Necesitaremos mucha ayuda, de todo tipo, aunque es demasiado pronto para decir contabilizar el desastre… Hago un llamamiento a las naciones y organizaciones amigas.

Tras pasar por Dominica, el huracán se rebajó hasta categoría 4, aunque se espera que en las próximas horas se intensifique de nuevo. María se dirige en estos momentos a Saint Croix (Islas Vírgenes) y Puerto Rico con vientos de hasta 250 km/h según el NHC. De confirmarse, sería la primera vez en 85 años que un huracán con semejante fuerza toca tierra en Puerto Rico. [The Guardian]