Cada vez hay menos dudas al respecto: todos los datos apuntan a que este año el fenómeno meteorológico de El Niño volverá a impactar fuerte, tal vez tanto como lo hizo en 1997. Sin embargo, como muestra un mapa elaborado por la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, en inglés), el niño podría impactar de forma muy diferente dependiendo del rincón del mundo en el que te encuentres.

El Niño es un fenómeno meteorológico que no ocurre en ciclos determinados o predecibles. Consiste en un cambio de los patrones de movimiento de las corrientes marinas, que al final acaba generando intensas lluvias e inundaciones en unas partes del mundo y sequía en otras.

El mapa elaborado por la NOAA no es en absoluto una predicción de qué ocurrirá este año con El Niño, ni si realmente llegará a producirse. Se trata de una agregación de los cambios que ha generado el Niño desde 1950 y la época del año en que se produjeron y sirve para hacerse una idea de qué podría ocurrir. En verde, las zonas que experimentaron lluvias y temporales extremos, en naranja, las zonas de sequía. Veremos qué ocurre al final. [vía NOAA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)