Dos mujeres de nacionalidad estadounidense y sus dos perros acaban de ser rescatadas después de una odisea de casi cinco meses a la deriva en el Océano Pacífico. Jennifer Appel y Tasha Fuiava salieron de Tahití el día 3 de mayo, pero sufrieron un fallo de motor y se les rompió el mástil. Para empeorar las cosas, el único smartphone se cayó por la borda el primer día.

Las dos mujeres de Honolulu, en Hawai, fueron avistadas por un pesquero con bandera taiwanesa el martes de esta semana. Estaban a unas 900 millas náuticas (1.660 kilómetros) al sudeste de Japón. El barco alertó a la guarda costera de la base de Guam, que determinó que el navío más cercano para asistirlas era el USS Ashland. El barco de rescate llegó a las 10:30 de la mañana del día siguiente.

Advertisement

“Estoy muy agradecida al trabajo que nuestro país ha hecho por nosotras. Nos han salvado la vida”, explicaba Appel en un comunicado hecho público por la marina. “El orgullo y las sonrisas que sentimos cuando les vimos eran puro alivio.”

Foto: Jonathan Clay / US Navy

¿Cómo es posible que dos mujeres y sus perros hayan sobrevivido tanto tiempo sin acceso a agua potable? Por fortuna tenían purificadores de agua a bordo y comida seca para dos años en forma de pasta, arroz y avena.

Advertisement

Los problemas para ellas comenzaron el día 30 de mayo, apenas un mes más tarde de su partida desde Hawai. Su barco se topó con una borrasca. Tras ese encontronazo se pasaron cinco meses enviando señales de socorro que nadie parecía recibir.

“Era deprimente y desesperanzador”, comentaba Apple en una pequeña rueda de prensa telefónica. “Lo único que podíamos hacer era usar lo que teníamos en el barco. No había otra elección”.

Foto: Jonathan Clay / US Navy

Aparte de la falta de comida, su mayor preocupación eran los tiburones que rodeaban el barco constantemente. “En cierto modo estábamos navegando por el salón de su casa. Rodearnos era su manera de decirnos que saliéramos de allí. Llegado un momento, decidieron usar el barco para enseñar a los más jóvenes a cazar y embestían la embarcación de noche”.

Foto: Jonathan Clay / US Navy

Las dos mujeres recibieron asistencia médica a bordo del USS Ashland y permanecerán a bordo hasta que el navío toque tierra en su próxima parada. La marina ha publicado un vídeo en el que se puede ver el momento del rescate, con las dos aventureras y sus perros visiblemente contentos.

“La marina de Estados Unidos esta siempre a disposición de asistir a cualquier marinero de cualquier nacionalidad y sea cuál sea su situación.” ha añadido el comandante del Ashland Steven Wasson.