Cuenta con nada menos que 44 récords mundiales, entre ellos el de avión de combate más pesado y más potente del mundo. El Tupolev TU-160 es el último gran bombardero estratégico de la antigua Unión Soviética. Hoy, dos de estos impresionantes pájaros han aterrizado en el aeropuerto internacional de Maiquetía, cerca de Caracas, como parte de unas maniobras rutinarias.

El propio Ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, confirmó hoy las maniobras en un comunicado oficial. Los TU-160, apodados Blackjack en la OTAN o Cisne Blanco por las tropas soviéticas, salieron de la base aérea Engels, cerca de Saratov, y recorrieron los 1o.000 kilómetros que los separan de Caracas en apenas 13 horas.

Los Tu-160 son bombarderos pesados supersónicos de geometría variable. Con una longitud de 54,10 metros y una envergadura equivalente, estos aviones son capaces de alcanzar velocidades de hasta 2.220 kilómetros por hora a altitudes de 18.000 metros. Su autonomía es de 12.300 kilómetros o 15 horas en el aire, y son capaces de llevar 40 toneladas de carga, entre ellas doce misiles de crucero con cargas nucleares. Hay 18 de estos aparatos en activo, y se estima que pueden seguir sirviendo hasta 2040. [El Nacional]