Sabemos que los drones se han convertido en un gadget ideal para amantes de la fotografía, el vídeo y los deportes extremos. Sin embargo, a este ruso se le ocurrió que más que grabar a su hijo haciendo snowboard podía remolcarlo con el dron. ¿Funcionó? Muy poco, pero sigue siendo una idea tan descabellada como genial.

El niño montado en su tabla fue remolcado por un dron usando una cuerda, y aunque la fuerza o velocidad del pequeño vehículo volador no le permitió hacer piruetas ni ir rápido, sin duda que parece estarlo pasando genial.

Advertisement

Advertisement

Además tenemos el problema de la batería del dron que seguramente no duró más de unos 20 minutos, por lo que fue un rato muy corto de diversión “extrema”. De cualquier forma este experimento sirvió para demostrar algo: los drones cada vez se están haciendo más fuertes y los modelos comerciales podrán ser utilizados para levantar objetos más pronto que tarde. Solo no esperemos ver un trineo impulsado por ocho drones DJI en el futuro cercano.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)