La relación entre los fabricantes de armas y los diseñadores de videojuegos siempre ha sido turbulenta. Y ahora va camino de serlo aún más. Según Reuters, Electronic Arts dejará de pagar a los fabricantes por las licencias para incluir sus armas en los videojuegos... pero seguirá mostrándolas igualmente. ¿La diferencia? No pasará por caja.

EA argumenta que está en su derecho de utilizar los diseños sin pagar porque simplemente cuentan una historia. "Un libro no paga por decir la palabra "Colt", por ejemplo", ha dicho el presidente de marcas de EA, Frank Gibeau. Extraña comparación.

Advertisement

El movimiento es un intento de EA por distanciarse de la industria de las armas y no financiarla, aunque seguirá utilizando varios diseños de los fabricantes de armas. La decisión afectará, por ejemplo, a la saga Battlefield, que muestra armas contemporáneas y cuyo siguiente título se estrenará en la segunda mitad del año.

Hasta ahora, EA pagaba a fabricantes como McMillan Group International por mostrar sus armas en Medal of Honor: Warfighter. El resto de estudios hacen exactamente lo mismo. No parece que los fabricantes vayan a demandar a EA por la decisión ya que, como apunta un directivo de videojuegos a Reuters, "es marketing gratis".

Otra cosa será lo que digan organizaciones como la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que una semana después de la matanza de Newton en EE.UU, en la que murieron 20 niños y 6 adultos, llamó a la industria de videojuegos un sector "corrupto que vende y siembra violencia contra su propia gente". Surrealista. [Reuters]