Llevamos una semana dándole cobertura a este tema porque, admitámoslo, Japón es fascinante. El día que Donald Trump ganó las elecciones, Fukuoka amaneció con un agujero de más de 30 metros de diámetro en mitad de una calle. Menos de una semana después, los coches circulaban con normalidad.

La increíble eficiencia japonesa no tardó en hacerse viral por las redes, especialmente en los países donde no gozamos de esa diligencia pública. Pero faltaba un vídeo para comprobar cómo lo hicieron, y ahora tenemos uno. En este timelapse de dos minutos podemos ver cómo los obreros tardaron solo cuatro días en tapar el socavón y reabrir el tráfico:

Hicieron falta dos días más para rehabilitar todos los servicios interrumpidos por el incidente. El agujero se formó por la construcción de un túnel de metro debajo de esa calle. La filtración de agua por las paredes del túnel hicieron que colapsara toda la obra, trayéndose consigo el asfalto. [YouTube vía CNN]