El impacto del cambio climático comienza a ser más real que nunca. Tanto que los científicos se atreven a poner cifras y fechas concretas sobre qué ocurrirá en las próximas décadas si todo sigue igual. Un grupo internacional de investigadores avisa que si las temperaturas siguen aumentando, la mayoría de glaciares en la zona del Everest desaparecerán a finales de este siglo.

Solo 85 años. Es el tiempo que un grupo de científicos internacionales del International Centre for Integrated Mountain Development (ICIMOD), en Nepal, le da de vida a la mayoría de glaciares en la región del Everest. El estudio se ha publicado ahora online en The Cryosphere, página de la European Geosciences Union (EGU). Joseph Shea, autor principal del informe, que puedes consultar aquí, explica en un comunicado que “la señal del cambio futuro en los glaciares de la región es clara: la pérdida continuada y tal vez acelerada de masa de los glaciares es muy probable dada la proyección en el aumento de temperaturas”.

Advertisement

El equipo de Shea estudió la evolución de los glaciares en una zona concreta de los Himalayas, en la planicie del río Kosi (Dudh Kosi), una enorme zona de 400 kilómetros cuadrados. El modelo desarrollado por los investigadores depende de la proyección de emisiones de gases de efecto invernadero en las próximas décadas, lo que a su vez generará un mayor o menor aumento de las temperaturas. Su conclusión es que los glaciares de las zonas más bajas desaparecerían primero y más rápido porque el punto de altitud en el que la temperatura media mensual es de 0º C seguirá elevándose a medida que suben las temperaturas. Su predicción es que entre el 70% y el 99% del volumen de glaciares de la zona podría desaparecer en el 2100. Es decir, el 70% sería en el mejor escenario.

Los autores señalan que su informe es solo una primera aproximación a lo que podría ocurrir en el futuro en esa zona del Himalaya de seguir la tendencia actual de incremento de temperaturas. ¿Qué impacto tendría la desaparición de estos glaciares? Muy importante. Entre otras cosas afectarían a la disponibilidad de agua de la zona. Millones de personas en Asia dependen del agua de los ríos para su consumo y para actividades agrícolas. A medida que los glaciares se van retirando poco a poco, habría menos agua de deshielo y, por tanto, menos agua disponible para consumo humano y agrícola. También se podrían formar lagos temporales por efecto de las rocas y restos de los glaciares. En el caso de un terremoto similar al último ocurrido en Nepal, esas “presas” naturales podrían romperse y causar fuertes inundaciones en la zona.

En definitiva, eventos extremos, especialmente de sequía en la época de meses cálidos, que afectarán a la vida y sustento de miles de personas en los Himalayas. Y es solo una zona muy concreta del planeta. Lo peor: todo indica que nada va a detener la tendencia actual. [The Cryosphere vía Phys]

Foto: Pal Teravagimov/Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)