Foto: Pixabay

Si viajas en automóvil por Alemania es probable que no tengas que detenerte a limpiar el parabrisas de bichos en ningún momento. Parece una buena noticia, pero no lo es. Los insectos voladores están desapareciendo del país, y puede tener graves implicaciones para el ser humano en todo el planeta.

Ya se sabía que algunas especies de insectos estaban desapareciendo, pero hasta ahora no se tenía una imagen clara del panorama general, y ha resultado ser muy preocupante. En los últimos 27 años ha desaparecido el 76% de los insectos voladores que habitan las reservas naturales en Alemania. La caída es incluso mayor (82%) en verano, una época en la que debería haber más insectos que nunca. El declive es general, y no está sujeto a cambios en el clima o a regiones específicas. Sucede en todo el país. Cada año se pierde un 6% de biomasa de insectos en lugares que, por otra parte, son reservas naturales excepcionalmente gestionadas.

Advertisement

¿Por qué están desapareciendo los insectos? El estudio no tiene una respuesta, tan solo hipótesis. La principal es la reducción de su hábitat natural por culpa de la agricultura y el uso masivo de pesticidas. Sea cuál sea la causa, la pubicación del estudio ha desatado una ola de preocupación entre los entomólogos, que piden revisar la biomasa de insectos en otros países europeos para comprobar si se trata de un caso aislado de Alemania o está sucediendo en más lugares.

La trampas para insectos que usan los aficionados a la entomología. Foto: Plos One.

La pérdida de los molestos bichos voladores que nos dan la tabarra en verano puede parecer un problema menor, pero no lo es en absoluto. Los insectos son la base de un ecosistema que también nos sostiene a nosotros. El 80% de las plantas silvestres (y no pocas cosechas) dependen de ellos para reproducirse. El 60% de las aves se alimentan de ellos, por no mencionar numerosas especies de anfibios, murciélagos y pequeños mamíferos. Hasta las irritantes moscas y las avispas juegan un papel fundamental descomponiendo basura y cazando plagas que de otro modo se saldrían de control. El profesor Dave Goulson, de la Universidad de Sussex y uno de los autores del estudio da una idea de la gravedad del asunto:

Los insectos contabilizan dos tercios de la vida en la Tierra, pero se ha producido algún tipo de declive horrible. Aparentemente, estamos logrando que regiones de terreno cada vez más grandes sean inhabitables para casi cualquier especie que no seamos nosotros, y eso nos está poniendo en camino hacia un apocalipsis ecológico. Si perdemos los insectos todo lo demás va a colapssar detrás.

Si el estudio ha salido a la luz en Alemania ha sido porque en 1989, el país estandarizó la manera en la que los aficionados a la entomología cazan insectos, obligándolos a usar un tipo de trampas de tela que han permitido recolectar datos de 1.500 muestras en más de 63 reservas naturales del país. En otros países no hay procedimientos tan estandarizados de captura, pero urge estudiar la evolución de la biomasa para saber si el fenómeno es global. [Plos One vía The Guardian]