A comienzos del mes de noviembre, la Tierra se colapsó en Japón abriendo un socavón de 30 metros de diámetro en una de las calles principales de Fukuoka. Las autoridades de la ciudad lograron rellenar y reparar el enorme agujero en solo una semana, pero el terreno vuelve a hundirse.

El pasado fin de semana, el ayuntamiento cortó varios carriles de la calle después de que una sección del terreno donde estaba el socavón se hundiera siete centímetros. El alcalde de Fukuoka, Soichiro Takashima, ha publicado un comunicado en su página de perfil oficial en Facebook pidiendo disculpas por las molestias al tráfico rodado y por no explicar a los vecinos que este pequeño hundimiento entraba dentro de lo previsto.

Advertisement

Advertisement

Takashima explica que los ingenieros que repararon el agujero ya esperaban que pudiera suceder algo semejante. El movimiento de terreno que ha hecho ceder otra vez una sección de la carretera se debe al asentamiento natural del material (una mezcla de gravilla y arena) usado para rellenar los 15 metros de profundidad del agujero. El reciente terremoto en Japón probablemente haya tenido algo que ver también.

Los ingenieros no prevén que haya más problemas y la calle se ha vuelto a abrir al tráfico rodado. Su honor sigue también más o menos intacto. [vía CNN]