Imagen: Ozzy Osbourne. AP

Decir que la vida de Ozzy Osbourne ha sido “alocada” es quedarse corto. El hoy sexagenario príncipe de las tinieblas y padrino del Heavy Metal, todo un fenómeno en vida, declaró en el 2009 haber pasado 30 años borracho, 3 décadas de adicciones a todo tipo de drogas. Un año después la ciencia entra de lleno en el interior del que fuera líder de Black Sabbath. Si existe una fórmula mágica de la “eterna juventud”, Osbourne era sin ninguna duda la clave. Así fue como se secuenció el genoma del mito.

John Michael Osbourne, Ozzy Osbourne, cuenta hoy con 67 años, pero al igual que otros grandes mitos de la música como el mismo Keith Richards de los Rolling Stones, lo curioso en ellos es que aún hoy sigan con vida. En ambos casos han llevado a cabo una vida marcada por las excesos y las adicciones, adicciones que a su vez han desembocado en un gran número de escenas e incidentes ciertamente peligrosos.

Advertisement

Advertisement

De Osbourne, quienes los más jóvenes lo recordaran por ese reality emitido por la MTV donde mostraba sin ningún pudor la vertiente más freak de su troupe familiar, se cuentan mil y una historias, y la mayoría ciertas. Además suponen una radiografía certera de lo que ha sido su vida, a su innegable talento en la vertiente musical se unieron su predisposición a vivir en el lado más salvaje.

El hombre que comenzó su “carrera” como limpiabotas para más tarde optar por una vida delictiva robando en casas (hasta su detención y posterior encarcelamiento por tres meses), acabó formando grupo con una pequeña banda que posteriormente se convertirían en los míticos Black Sabbath. Desde ese momento y hasta el día de hoy, el mito se ha casado dos veces, cuenta con 6 hijos reconocidos y ha sido durante décadas reconocido adicto al alcohol, la cocaína, la marihuana o el éxtasis.

Imagen: Black Sabbath. Wikimedia Commons

Osbourne ha contado que aproximadamente la mitad de su vida adulta ha estado borracho. Sólo así se entienden algunos de sus “grandes momentos”, como cuando en una presentación a ejecutivos de la CBS Records acaba arrancándole la cabeza con la boca a una de las palomas que había llevado como “símbolo de la paz”. Lo mismo ocurriría posteriormente con un murciélago durante un concierto. O cuando acabó orinando en el Álamo en Texas (vestido de mujer) o finalmente y unos de los puntos de inflexión en su vida, cuando acabó arrestado por intento de homicidio al intentar estrangular totalmente ebrio a su mujer Sharon.

Sponsored

Por tanto a Ozzy es mejor recordarlo por su vertiente musical, aunque como decíamos al comienzo, lo lógico es pensar que una vida tan salvaje como la del músico indicaba, en todo caso, que jamás llegaría a los 60. Así fue como hace siete años le proponen descifrar su genoma. ¿Lotería o existía alguna razón para llegar sano a esta edad?

El genoma Osbourne

Imagen: Ozzy en concierto. AP

En el año 2007 se acercan al músico unos representantes de la firma genética Knome preguntándole si estaría dispuesto a unirse al profesor de Harvard Henry Louis Gates y al co-descubridor del ADN James Watson para ser una de las pocas personas en el mundo que tienen sus genomas secuenciados individualmente. Orbourne se niega en un principio pero según explicaría posteriormente en el Sunday Times acaba aceptando el reto:

Advertisement

Tenía curiosidad. Dado el número de piscinas de alcohol que he bebido a lo largo de los años –por no hablar de la cocaína, morfina, barbitúricos, LSD, Rohypnol… lo que sea- no había ninguna razón médica plausible de por qué estaba todavía con vida. Tal vez mi ADN podría decir la razón.

Así fue como Knome junto a Life Technologies y CoFactor se embarcan en la construcción de las bibliotecas de ADN y secuencian al completo el genoma de Ozzy. Según los resultados mostrados por Cofactor se generaron casi 40 GB de datos de la secuencia, Knome por su parte se encargó de la interpretación y análisis de los datos.

El resultado final ofreció tantas preguntas como respuestas. Evidentemente no hubo pistas sobre su “vena artística”, sin embargo si surgieron nuevas evidencias sobre sus adicciones. Según explicaría el director de la investigación de Knome, Nathaniel Pearson, para Scientific American:

Advertisement

Advertisement

Ozzy lleva varios cientos de miles de variantes que nunca se habían visto en la ciencia. Pasará mucho tiempo hasta que podamos responder a todos estas variantes. Muchas de las variantes en el genoma son acerca de cómo el cerebro procesa la dopamina. Ozzy es 2,6 veces más propenso a experimentar alucinaciones con la marihuana, tiene un mayor riesgo de adicción a la cocaína (1,3) y una mayor predisposición a la dependencia del alcohol. En cambio los genes de Osbourne también nos sugieren que es lento para metabolizar el café. Podríamos decir que el café es su kriptonita.

Imagen: Black Sabbath. AP

También habían encontrado que un pequeño segmento del cromosoma 10 del músico tenía un linaje con el Neandertal. Quizá hoy no resulta sorprendente pero durante mucho tiempo se pensaba que los neandertales no tenían descendientes en la actualidad. Y resulta que asiáticos y europeos sí la tienen, y que el señor Osbourne también la comparte. Además encontraron los siguientes resultados:

  • Ozzy cuenta con una variante de los genes para procesar el alcohol, el gen ADH4, que es el responsable de metabolizar el alcohol que tomamos. Esto explica (en parte) de qué forma su cuerpo es capaz de metabolizar de forma más eficiente la bebida que una persona promedio. Pensemos que estamos ante una persona que aseguraba haber bebido entre 1 y dos botellas de alcohol al día (preferentemente coñac).
  • Como explicaba Pearson, también es hasta 6 veces más propenso que la media a ser adicto al alcohol y hasta 1,3 veces más probable de ser adicto a la cocaína.
  • El ex líder de Black Sabbath también es más propenso a tener alergias, incluyendo aquí a los ácaros de polvo.
  • Lotería o no el mito tiene menos probabilidades que la media de ser dependiente de la heroína y el tabaco.
  • Ozzy cuenta con una variante en el gen CLTCL1 con una duplicación de esta proteína, a su vez una variante rara e inusual que provoca una versión distinta a la que produce el resto de los mortales. En este caso se hace referencia a cómo se comunican las células nerviosas entre ellas.

Quizá con el tiempo la ciencia acabe descifrando más acerca de cómo un hombre como Ozzy Osbourne sigue estando con nosotros. O mejor aún y como apunta Pearson, es posible que en el futuro se abran las puertas para descifrar qué tipo de variantes acaban conformando un buen músico o una gran personalidad en cualquier otro ámbito.

Advertisement

Cuando se presentaron los resultados al mundo entero fue la misma Sharon, esposa de Ozzy, la que finalizó la conferencia con estas palabras:

Siempre he dicho que cuando llegue el fin del mundo solamente quedarán cucarachas, Ozzy y Keith Richards. Ellos sobrevivirán al resto.

Curioso, porque cuando acabó la investigación Pearson se acercó a Ozzy y le preguntó a quién deberían descifrar su genoma tras él. ¿Adivinan su respuesta? Sí, Keith Richards sin duda debería ser la pieza clave en el rompecabezas.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.