Graham no tiene cuello porque está diseñado para sobrevivir a los accidentes de tráfico: sin cuello, no puede rompérselo. Tiene la cabeza redonda y la cara plana para proteger la nariz y las orejas. Tiene airbags entre las costillas, y la piel gruesa y resistente. Sus rodillas se doblan en cualquier dirección.

Graham es una escultura de silicona, fibra de vidrio, resina y cabello humano. Y la imagen de la última campaña sobre seguridad vial en Australia. La Comisión de Accidentes de Tráfico del estado de Victoria pidió a un traumatólogo y a una escultora de renombre que nos mostraran cómo sería el primer ser humano diseñado para sobrevivir a las carreteras. Graham es lo que podría pasar si el hombre evolucionase para dejar de morir en accidentes de tráfico.

El objetivo era convencernos de que el cuerpo humano no está preparado para sobrevivir a una colisión a la velocidad que alcanza un coche hoy en día. Las máquinas evolucionan más rápido y debemos mejorar todos los aspectos de nuestro sistema de carreteras para protegernos de nuestros propios errores. Y creo que el objetivo secundario era reavivar nuestras peores pesadillas...

Si te atreves, puedes ver cada detalle del cuerpo de Graham en esta visita interactiva de 360 grados. Explican cómo está diseñado su cuerpo por dentro y por fuera, con fotos del proceso, mientras suena una música tétrica para que quede claro que debería causarnos rechazo.

Advertisement

Internet no piensa lo mismo, Graham está causando sensación. Si te pasas por tu red social favorita podrás encontrarás publicaciones como ésta:

El hombre resistente a los accidentes de tráfico es un ejemplo más de cómo los estándares de belleza son poco realistas.

[Meet Graham vía The Guardian]