El ataque informático masivo a Sony Pictures que tuvo lugar la semana pasada está convirtiéndose en una auténtica pesadilla para la compañía. Después de filtrar unas cuantas películas aún sin estrenar a modo de advertencia, los atacantes están liberando miles de documentos confidenciales y con información muy sensible para el estudio de Hollywood.

Los primeros documentos filtrados mostraban lo que cobran los grandes ejecutivos de la compañía, entre ellos el mismísimo CEO, Michael Lynton ($3 millones de dólares al año). La cosa no ha quedado ahí, los atacantes siguen arrojando a Internet toda clase de información confidencial que incluye documentos de despido con los pormenores de las causas por las que se despidió al trabajador, presupuestos, guiones, y más de 3.800 números de la seguridad social. La filtración también incluye documentos internos que comparan los sueldos de Sony con los de la competencia, y memorandums de rendimiento y calificación de los empleados.

Advertisement

La filtración de datos es tan grave que incluye hasta el borrador de un nuevo guión escrito por Vince Gilligan, creador de Breaking Bad. Sony tuvo que cerrar hasta el gimnasio de la empresa porque todos los sistemas estaban afectados. Lo peor, sin embargo, puede estar por llegar. Los cibercriminales han podido robar hasta 100 terabytes de datos, de los cuales hasta ahora se han filtrado 40 terabytes.

Sony mantiene un silencio absoluto sobre la veracidad de los documentos filtrados, pero su gravedad, de confirmarse, salta a la vista. Todo apunta a que el ataque puede convertirse en uno de los más grandes que se conocen en la historia del hacking por la enorme cantidad de información robada. Sony Pictures les ha puesto las cosas fáciles a los atacantes, con miles de archivos confidenciales en formatos Word y Excel que no tenían ningún tipo de cifrado, y cuyos nombres y etiquetas daban a entender perfectamente su contenido.

Aún no se ha confirmado la identidad de los atacantes, ni sus motivos. Tras las primeras filtraciones, Sony recibió amenazas de un grupo autodenominado como Guardians of Peace y supuestamente asociado a Corea del Norte. Las razones tras el ataque podrían estar en The Interview, la última comedia de Seth Rogen y James Franco que parodia la figura de Kim Jong Un.

Advertisement

Tras filtrar los films aún sin estrenar, los hackers amenazaron con hacer pública más información si no se aceptaban sus condiciones, pero ni los atacantes ni Sony han especificado cuáles eran los términos de esa negociación. Las agencias de seguridad estadounidenses investigan el ataque, y Sony ha contratado los servicios de Mandiant, una consultora que ya ayudó al New York Times el año pasado a hacer frente a un supuesto ataque proveniente de China. [vía Fusion]

Imagen: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)