Imagen: AP

En octubre del año pasado, miles de dispositivos infectados realizaron un ataque de denegación de servicio contra los servidores de Dyn, una importante empresa de DNS. Páginas como Twitter, Spotify, PayPal y Amazon quedaron inaccesibles durante horas, pero ahora sabemos quién pagó el precio más alto: la propia Dyn.

Según datos de la firma de seguridad BitSight Technologies, cerca de 14.500 dominios que usaban los servicios de Dyn abandonaron la compañía inmediatamente después del ataque. La brutal desbandada supuso la pérdida del 8% de los dominios que dependían de Dyn para la gestión de sus DNS, clientes que se vieron afectados por el ataque de la botnet Mirai.

Advertisement

Pasada la tormenta, es posible que algunos de esos clientes vuelvan a Dyn, pero ya no importa demasiado: la compañía fue adquirida por Oracle en noviembre por 600 millones de dólares. Han pasado cuatro meses desde uno de los mayores ataques DDoS que se recuerdan, y la inseguridad de millones de dispositivos del Internet de las Cosas solo nos llevan a preguntarnos cuándo será el siguiente. [The Security Ledger]