Cada cierto tiempo, los políticos parecen empeñarse en adoptar discursos científicamente incorrectos. El último ejemplo de esta desafortunada relación lo protagoniza Ahora Madrid con un mensaje que trata de concienciar sobre el uso de transgénicos y herbicidas en los alimentos.

El tuit en cuestión alerta sobre la incidencia de la agricultura transgénica y su uso de los herbicidas y remite a una página de la formación catalana EnComúPodem en la que explican, mediante distintas recetas típicas navideñas, como afecta la agricultura transgénica a cada una de ellas.

En el fondo de la cuestión está el acuerdo bilateral de libre comercio (CETA, por sus siglas en inglés) suscrito recientemente por la Unión Europea y Canadá. El pacto permitirá eliminar los aranceles comerciales entre los países de la UE y Canadá. Según Ahora Madrid o EnComúPodem también permitirá la entrada de todo tipo de alimentos transgénicos y tratados con herbicidas cancerígenos.

Advertisement

El primer problema de la campaña de recetas es que en ningún lado se menciona que el tratado de libre comercio no se aprueba (provisionalmente) hasta dentro de meses, y que su ratificación definitiva por parte de los parlamentos de los 28 estados miembros llevará años. En otras palabras, que difícilmente va a haber productos malignos canadienses en la cesta de la compra de este año.

Para continuar, aseguran que herbicidas como el glifosato son “altamente cancerígenos” cuando hasta la propia Autoridad en Seguridad Alimentaria de la Unión Europea lo ha analizado, ha descartado que sea peligroso, y ni siquiera se han planteado meterlo en ninguna de las listas de productos que son carcinogénicos en algún grado. En Genetic Literacy Project también descartan que el glifosato tenga que ver con alergias alimentarias como la intolerancia al gluten, y desmontan el único estudio que hay que relaciona el herbicida con estas alergias, que ni siquiera esté escrito por expertos en biología o genética.

El ministerio alemán de educación y ciencia sobre seguridad de los cultivos modificados genéticamente emitió un informe con los resultados de un estudio que ha durado 36 años. Es el más exhaustivo que se conoce y su conclusión es que los transgénicos son seguros para la salud humana.

Sponsored

En definitiva, que seguro que el tratado CETA de libre comercio tiene puntos discutibles que no son positivos para los estados miembros de la UE. También es sano que exista un debate sobre los métodos actuales de cultivo y ganadería, pero de ahí a insinuar que todo lo que agregamos a nuestras recetas de navidad de este año está intoxicado con productos peligrosos, y que los transgénicos son malos sin más hay un paso importante, y se llama falta de responsabilidad. [vía Ahora Madrid en Twitter]