El B-52 solo era capaz de llevar armas inteligentes en sus soportes externos. Su enorme bahía interna solo ha llevado bombas convencionales, nucleares y algunos misiles crucero. Ahora, el mítico avión de 60 años ha pasado por un rediseño que dobla su potencia de armamento.

Se podría decir que la bodega de carga del B-52 es el espacio peor aprovechado de todo el ejército estadounidense. Aunque los usos de este bombardero pesado han ido variando con los años (desde bombas nucleares hasta misiles de crucero o bombas convencionales), la enorme caverna que forma el vientre de la nave cada vez se ha ido usando menos.

La posibilidad de montar armamento inteligente en los soportes bajo sus alas es lo que ha mantenido al B-52 activo, pero esta configuración era muy perjudicial para el ahorro de combustible del avión y su autonomía. El B-52 seguía estando infrautilizado en una era en la que el armamento inteligente avanzado y disuasorio es la norma.

Durante cerca de 15 años, el B52 ha llevado munición guiada por GPS y bombas guiadas por láser en escenarios como las montañas Kush en la India o los desiertos de Mesopotamia. El avión ha servido como un avión-arsenal en apoyo a las fuerzas en tierra a miles de metros por debajo. En prácticamente todas estas misiones, la panza de los B-52 iba completamente vacía

Advertisement

La bodega de carga nunca se recableó para albergar armas modernas. El sistema 1760 Aircraft/Store Electrical Interconnection system, que permite a la tripulación programar los sistemas de armas en vuelo, llegó mucho más tarde de que los misiles de crucero AGM-86 entraran en servicio. Por esta razón la bahía nunca llegó a actualizarse, pero eso está cambiando gracias a un nuevo programa llamado precisamente 1760 Internal Weapons Bay Upgrade.

El programa busca remodelar los viejos cargadores giratorios para misiles de crucero por sistemas con interfaz 1760. Estos nuevos tambores de armas renovados se han bautizado como Conventional Rotary Launchers (CRL), y están siendo probados por el escuadrón de pruebas 419 en la base aérea Edwards.

En la primera fase de esta remodelación, el tambor será capaz de almacenar 24 misiles GBU-38 500lb JDAM, o 20 GBU-31 2,000lb JDAM propios de los F16. Pronto les seguirán nuevos sistemas guiados por láser. También significa que podrá albergar armas inteligentes invisibles al radar como el AGM-158 Joint Air-to-Surface Standoff Missile, o los Miniture Air Launched Decoy Jammers (MALD-J).

Advertisement

En esencia, esto significa que un solo B-52 puede viajar miles de millas, soltar un cargamento de munición invisible y señuelos antiaéreos, y volver a base tranquilamente. Piensa en ello como todo un escuadrón kamikaze inteligente cómodamente almacenado en un enorme contenedor volador.

Semejante capacidad es una muestra de que los sistemas avanzados automáticos pueden reemplazar perfectamente en un futuro inmediato a los costosos sistemas tripulados. Esta idea lleva gestándose desde los 70, y el B-52 por fin se ha convertido en el arsenal volador flexible que ya se había propuesto varias veces en los últimos años.

En este escenario, el B-52 es capaz, por sí solo, de actuar como una nave nodriza capaz de simular toda una fuerza aérea invasora en un punto del mapa que distraiga completamente a las fuerzas atacantes.

Los ingenieros del ejército y de Boeing que han creado el nuevo sistema rotatorio aseguran que pronto será capaz de albergar diferentes tipos de munición simultáneamente, lo que permitirá a los departamentos de estrategia elegir la combinación más adecuada para cada misión. Un B-52 pensado para el apoyo aéreo puede llevar, por ejemplo, JDAMs de 500 y 1.000 libras, y el resto rellenarlo con bombas de racimo inteligentes tipo CBU-105 Sensor Fused Weapons.

Advertisement

En el futuro, un B-52 asignado a protección costera puede repartir su nueva bahía de carga a munición contra instalaciones en tierra y barcos enemigos. Un escuadrón de estos renovados veteranos pueden desmantelar toda una línea costera de defensas sin ni siquiera ponerse a tiro de las defensas antiaéreas.

Además de la nueva bahía de carga, los B-52 se dotarán de un nuevo sistema de comunicaciones y data-link vía satélite conocido como Combat Network Communications Technology, o CONECT. Este sistema permitirá introducir cambios en las misiones en tiempo real, aportando una cualidad táctica al N-52 que no tenía como bombardero estratégico. CONECT introduce un nuevo interfaz para la tripulación basado en ventanas (no nos referimos al SO Windows) que permite planificar las misiones sobre la marcha.

Este sistema hace a los B-52 mucho más efectivos en un campo de batalla moderno. En el ejemplo anterior del ataque a unas defensas portuarias, mientras los aviones están aún a cinco horas de su destino, el radar, y las imágenes de inteligencia suministradas por drones espía no tripulados HALE a 21.000 metros sobre la vertical del objetivo pueden detectar varios barcos moviéndose y recalificarlos como objetivo. De esta manera, los B-52 pueden neutralizar los barcos en lugar de atacar un puerto vacío, como hubieran hecho hasta ahora.

Advertisement

Siguiendo con el ejemplo, las actualizaciones en tiempo real continúan, y los barcos enemigos se han movido hasta casi llegar a otro puerto en busca de suministros. El objetivo puede de nuevo cambiarse para neutralizar la entrada a ese nuevo puerto y negar a los barcos su reabastecimiento.

Finalmente, los B-52 pueden atacar directamente los barcos, esperar nuevas órdenes mientras reciben la protección de cazas como los F-22 Raptor, reabastecerse en vuelo y volver a por más objetivos. Esto es solo un ejemplo del nuevo estilo fluido de los combates en el siglo XXI, un estilo donde uno de los aviones más veteranos ha pasado a ser una de las armas más efectivas. El potencial del B-52 no acaba ahí. Nuevas actualizaciones pueden devolver estos abuelos a primera línea y poner en duda su retiro.

Al final, el B-52 podría volverse tan ágil y relevante desde un punto de vista táctico, que muy bien podría llegar al siglo en activo. Los nuevos sistemas de armas inteligentes y comunicaciones convierten al viejo BUFF (Big Ugly Fat Fucker, que es como se conoce popularmente) en el transporte aéreo de armas y sensores que el ejército estadounidense llevaba pidiendo desde hacía tiempo. [vía Foxtrot Alpha]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)