Tal día como hoy, en 1938, los hermanos húngaros Lászlo y György Bíró creaban el primer bolígrafo de la era moderna. El invento, no obstante, no se popularizaría hasta la década de los 50 en la que el empresario italiano Marcel Bich compró a los Bíró la patente y creó el primer modelo de algo llamado ‘Bolígrafo Bic Cristal’.

En realidad, el bolígrafo data de más atrás. Su primer diseño se atribuye a John J. Loud en 1888. El bolígrafo de Loud, no obstante, utilizaba tinta muy líquida, por lo que su cartucho debía estar cerrado, como los de las plumas estilográficas, y el cabezal necesitaba de superficies gruesas para escribir correctamente. Tan sólo funcionaba sobre pergaminos de vitela.

La gran aportación de Lászlo Bíró fue utilizar una tinta muy espesa que no necesitaba de presurizar el cartucho y que escribía sobre papel sin problemas. No reconocido, pero también importante, al menos en nuestra humilde opinión, es el extraordinario diseño ‘masticable’ de su tapa.

Advertisement

Los Bíró siguieron produciendo bolígrafos desde su fábrica en Argentina hasta que Bich les compró la patente. Os dejamos con un interesante vídeo que muestra cómo se fabrica un bolígrafo. ¡Feliz Cumpleaños!

Foto: Trounce / Creative Commons