Los cortadores de plasma son dispositivos increíbles. Se inventaron en los años 50, y desde entonces se utilizan para cortar piezas pesadas de metal en industrias como la naviera. Su haz de plasma alcanza temperaturas de hasta 30.000 grados, y verlo en acción es todo un espectáculo.

Desde Percepción distorsionada nos llega un vídeo corto en el que graban el haz de un cortador de plasma con una cámara Phantom de alta velocidad. El proceso muestra cómo funcionan estos dispositivos que, en realidad cortan por calor y por la propia presión del chorro de gas que sale de la boquilla. Enfrentados a ese haz, una barra de acero se funde como si fuese mantequilla.

Los cortadores de plasma se basan en un chorro de gas ionizado mediante un arco eléctrico de corriente continua. El arco hace que un fino chorro de gas a alta presión (generalmente una mezcla de argón, oxígeno y nitrógeno) alcance el estado de plasma. Actualmente hay varios sistemas de corte y algunos implican el uso de una lámina de agua para hacer el corte más fino y sin escoria. [Percepción distorsionada vía Microsiervos]

Advertisement