El interminable caso del macaco negro que se hizo un selfie sigue dando que hablar dos años después. Tras resolverse la denuncia del fotógrafo David Slater en favor de Wikipedia, PETA demandó a Slater y a su empresa con el fin de que el Naruto (el mono) se convirtiera en titular de los derechos.

Este miércoles, un juez federal de Estados Unidos decretó que de eso nada: el mono no puede poseer los derechos de autor de ninguna de las fotos que tomó. “Aunque el Congreso y el presidente pueden extender la protección de la ley a los animales, no hay ninguna indicación de que lo hicieron en la Ley de Derechos de Autordictaminó el juez William Orrick en San Francisco.

Advertisement

Como recordarás, la historia empieza cuando el fotógrafo de la naturaleza David Slater viaja a Indonesia en 2011. Por accidente, un macaco negro crestado de seis años le robó una de las cámaras y sacó un centenar de fotos. Casi todas eran borrosas, pero entre ellas estaban las dos increíbles capturas que ves en portada. Wikimedia Commons las consideró de dominio público (por estar tomadas por un animal) y las publicó en la entrada “Macaco Negro Crestado”.

Sponsored

El tema se volvió viral. El selfie ya estaba por todas partes y David Slater no pudo vender la foto como habría esperado. Además, calcula que perdió 17.000 dólares en tasas judiciales intentando recuperar los derechos de autor. La cosa no acabó ahí. El año pasado, cuando parecía que todo se había enfriado, PETA se subió al carro demandando a Slater y a su empresa, Blurb Inc. La organización de defensa animal anunció que defendería al mono en el juicio para conseguir que Naruto (el macaco hembra) fuera el propietario intelectual de las fotos y tanto él como los otros monos de la reserva de la isla de Sulawesi disfrutaran de los posibles beneficios.

Una vez más, los jueces han considerado que la ley estadounidense es clara: el propietario de la foto no es el dueño de la cámara sino el que dispara el obturador, y como en este caso era un animal, las obras no están sujetas a propiedad intelectual. PETA no acepta del todo la derrota: “a pesar de este contratiempo, hemos hecho historia jurídica porque hemos argumentado a una corte federal por qué Naruto debe ser el propietario de los derechos de autor. Este caso expone la hipocresía de aquellos que explotan a los animales para su propio beneficiodeclaró Jeff Kerr, abogado de la organización sin ánimo de lucro.

Es posible que PETA siga luchando por el caso, principalmente porque es muy mediático. Mientras tanto, Naruto vive exenta a toda la polémica que causó cuando se tomó aquel impresionante par de selfies.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)