Imagen: Wikipedia

Después de una batalla legal que duró años, el caso del mono que se hizo un selfie posiblemente esté llegando a una resolución. Los abogados de Naruto, el macaco hembra, esta semana informaron a un tribunal estadounidense que están negociando un acuerdo de conciliación con los otros involucrados en el caso.

Los abogados, que forman parte de PETA, pidieron al Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito que pospusiera publicar su decisión sobre el caso para darles tiempo de llegar a un acuerdo con David Slater, el fotógrafo británico que publicó la foto Naruto en un libro como si fuera suya, y Blurb, la empresa que publicó el libro del fotógrafo. El caso se centra en si Naruto puede ser el dueño de las centenares de fotos que se hizo de sí mismo en 2011 cuando le robo la cámara a Slater en Indonesia.

Advertisement

El tribunal analizó el caso en julio y estaba pendiente de publicar una decisión sobre ello próximamente. Se especulaba que el tribunal iba pronunciarse en contra de Naruto.

Ninguna de las personas involucradas en el caso ha declarado el por qué han decidido ir por la ruta de conciliación. Tampoco han publicado de qué consiste el acuerdo.

Según Ars Tecnica, puede haber una simple razón por intentar llegar a un acuerdo ahora: gastos legales. La ley estadounidense permite que el ganador de un juicio de violación de derechos de autor solicite que la entidad perdedora pague sus gastos legales, aunque la petición no siempre es concedida.

Considerando que el tribunal no se mostró muy convencido con el caso de Naruto el mes pasado — y que ha durado años — si el tribunal se pronuncia en contra del mono, significaría que PETA tendría que pagar muchísimo dinero a los abogados de Slater y Blurb. Con una conciliación, según Ars Tecnica, es probable que se descuenta una cantidad significativa de la deuda o que se perdone por completo.

Así que parece que el mono no se convertirá en el dueño de sus selfies. Sin embargo, hasta que se publique un acuerdo definitivo, no se puede decir con certeza. Sea cual sea el resultado, dudamos que le afecte demasiado. Como dijo el abogado del fotógrafo Slater el mes pasado después de que Narato no apareciera delante el tribunal: “Es como si no le importara”.

[Ars Tecnica]