Mientras en España celebramos la llegada de una avalancha de nuevo contenido (Este fin de semana han llegado un montón de películas y series de culto como Lost), en Estados Unidos, donde el catalogo es mucho más grande, está sucediendo lo contrario. Cada año que pasa, Netflix pierde contenido.

Según datos a los que ha tenido acceso el blog especializado sobre contenidos en streaming Exstreamist el catálogo de Netflix en 2012 era de más de 11.000 películas y series. Si extraemos datos de uNoGs, la cifra que arroja en 2016 es de solo 5.300 títulos.

Es muy complicado establecer una razón para esto y tampoco es algo que deba preocuparnos demasiado a menos que tengamos una querencia natural por acumular pertenencias, o ver series y películas antiguas y poco conocidas. Por una parte, Netflix ha apostado mucho por las series de producción propia. La inversión en shows propios hace que no se invierta tanto en comprar otros de terceros, pero ello nos ha regalado pequeñas maravillas como Daredevil, Narcos o Stranger Things. Para finales de 2016, Netflix asegura que habrá publicado 600 horas de contenido propio.

Advertisement

Advertisement

Por otra parte está la cuestión de si el mundo del cine aceptará de buen grado la irrupción de Netflix. La compañía ya ha revolucionado el concepto de televisión y su sombra se extiende muy profundo sobre territorio tradicional de Hollywood, donde muchos productores y directores aún piensan en términos de salas de cine, no de medios digitales. De momento, el gigante del streaming lo está haciendo bien, y seguirá siendo así mientras sepa elegir contenidos que la gente quiera ver. En eso parecen especialmente hábiles. [Exstreamist vía Business Insider]