La Agencia Espacial Francesa (CNES) ha hecho un curioso encargo al artista Damien Labrousse: Construir una réplica del centro de control Júpiter de la Agencia Espacial Europea para decorar su centro en Kourou (el cosmódromo desde donde la ESA envía suministrios a la Estación Espacial Internacional).

El resultado es esta espectacular réplica que a muchos nos gustaría ver en un kit como ya ha ocurrido con el robot Curiosity. Su precio, eso sí, sería un poco elevado, porque lleva más de 6.000 piezas y 80 figuras.

Eso por no mencionar que las cuatro pequeñas pantallas de vídeo son reales y muestran imágenes de un lanzamiento hecho también de Lego. El minicentro de control tiene hasta lamparas y un pequeño sistema de altavoces para la cuenta atrás. [Flickr via Brothers Brick]