Imagen: AP

Aunque se ha establecido que Rusia controlaba una operación de trolls que trabajaba para influenciar las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y el caos en general en el país en 2016, puede ser difícil entender hasta qué punto tuvieron un impacto. No obstante, una nueva investigación que sugiere que los trolls lograron llegar a y ser amplificados por Jack Dorsey, el CEO de Twitter.

The Daily Beast informa que Dorsey retuiteó una cuenta de Twitter (ya cerrada) en marzo del año pasado que supuestamente pertenecía a la “fábrica de trolls” de Rusia. El medio cita como fuente una investigación de RBCS, una agencia de medios independiente rusa, y afirma que está confirmando por si propia cuenta si la cuenta (@Crystal1Johnson) pertenecía a la fábrica de trolls. Twitter no ha comentado sobre este asunto hasta la fecha.

Advertisement

La mayoría del tiempo @Crystal1Johnson, que afirmaba ser de una mujer afroamericana de Richmond, Virginia, solía publicar historias inspiradoras, como las que adjuntamos a continuación, pero también publicaba enlaces a historias divisivas relacionadas a la política de vez en cuando. Cuentas como estas, según The Daily Beast, lograban un cierto grado de influencia en las redes sociales compartiendo contenido atractivo. Luego, de manera infrecuente, se compartían historias políticamente sensibles.

Según la web archive.is, un servicio de caché, Dorsey (@jack) retuiteó el siguiente tuit de @Crystal1Johnson sobre Rihanna en marzo de 2016. (No todos tuits de la cuenta están disponibles debido a que ha sido eliminada).

“Rihanna recibe el premio de Humanitaria del Año de Harvard. ¡Esto es un estupendo comienzo de de #WomensHistoryMonth!”

Una semana después, @jack retuiteó otro tuit de la cuenta de @Crystal1Johnson.

“Nadie nace siendo racista. ¡Esta foto es muy tierna! Enséñale a tus niños que deben de juzgar a otros por la persona que son en su interior”.

Advertisement

Otro tuit de @Crystal1Johnson, que no fue retuiteado por Dorsey, comentaba sobre las aportaciones financieras a Clinton.

“La verdadera cara de Clinton. El líder del KKK afirma que donó $20K a la campaña de Hillary Clinton”.

La cuenta de @Crystal1Johnson fue identificada como parte de la fábrica de trolls de Rusia por la agencia de medios rusa RBC, que publicó una investigación exhaustiva sobre el tema a principios de esta semana. La existencia de la fábrica ya se había establecido anteriormente, según The Guardian, pero la historia de RBC es la primera que analiza su actividad durante las elecciones en profundidad.

Una de los aspectos más alarmantes de la investigación de RBC fue la relevación de que algunos empleados de la fábrica de trolls habían contactado con aproximadamente 100 activistas reales de Estados Unidos para ayudar con la organización de protestas y eventos. Los empleados ofrecieron pagar por el transporte de los activistas y el coste de imprenta de materiales. Según RBC, se gastó alrededor de $80.000 en esta actividad durante dos años.

El modo de trabajar de los trolls en las redes sociales estadounidenses parece ser similar al que utilizaron grupos para publicar en redes sociales de Rusia. Antiguos trabajadores afirmaron que solían subían publicaciones benignas, relacionadas con viajar o cocinar por ejemplo, y luego publicaban elogios al Presidente Vladimir Putin o comentaban sobre “el caos” en Europa.

[The Daily Beast, McClatchy, RBC y The Guardian]